Lifestyle de... Eva Ruiz

Eva Ruiz se despoja del pasado para centrarse en su nueva identidad musical

Chaqueta PINKO
Chaqueta PINKO

Eva Ruiz se despoja del pasado para centrarse en su nueva identidad musical.

Eva Ruiz se despoja del pasado para centrarse en su nueva identidad musical. La artista lanzaroteña, que se dio a conocer en talents shows como ‘Tú sí que vales’ o ‘La Voz Kids’, ha encontrado un estilo propio con el que se mueve como pez en el agua, a través de temas bailongos como ‘Solo’ y ‘Vanilla’. Una fusión de matices R&B con ritmos latinos que encarnan la transición de esta joven promesa, de tan solo 20 años, hacia terrenos inexplorados. Empezamos desde el inicio para saber hacia dónde se dirige este nuevo fenómeno femenino.

La música siempre ha estado a tu lado. Sí, mi madre dice que empecé a cantar antes de hablar. Recuerdo que la primera canción que escribí fue con 6 años junto a mi tía, que me ayudó un poco. Después empecé las clases de canto y a los 8 ya estaba encima del escenario. De pequeña tenía superclaro que quería ser cantante, tenía el concepto muy arraigado.

¿Recuerdas la letra de tu primera canción? No recuerdo demasiado la letra, pero sé que trataba del amor y eso que, evidentemente por la edad, no tenía ni idea de relaciones amorosas. Las siguientes canciones que compuse, aun siendo niña, hablaban de otro tipo de amor basado en lo que veía, en lo que me inspiraba, en lo que soñaba y en mi tierra, Lanzarote.

Tu abuela era cantante de copla. ¿De qué manera te influenció? En parte la que me contagió mi pasión por la música. Mi abuela, que es andaluza, de familia materna, me inició dentro de este mundo. Me enseñó a cantar y bailar sevillanas y me diseñaba los vestidos de mis actuaciones. Guardo muy buenos recuerdos de mis inicios.

¿Qué acontecimiento marcó un antes y un después? Con 10 años recorrí todos los festivales de Lanzarote y gané el festival de la canción en Arrecife en la modalidad infantil y también en la de adultos. Ahí empecé a sentir que ya lo había ganado todo en mi tierra y que tenía que explorar nuevos horizontes. Esa era una época donde seguí haciendo clases de canto y de baile, pero rápidamente vi que se me daba mejor cantar que bailar. También empecé a tocar el piano. Recuerdo que era muy bohemia en cuanto al aprendizaje, no tan disciplinada como querían y llegó un momento en que me bloqueé con el piano y me quité todas las clases. También fue una etapa en la que vi que me gustaba la música contemporánea y sobre todo el canto. Yo estaba decidida a convertirme en cantante.

¡Y a la vista estaba! En 2012 participaste en ‘Tú sí que vales’ y en 2014 en ‘La Voz Kids’ siendo ya adolescente. Con la perspectiva del tiempo, ¿cómo valoras estas experiencias? Las recuerdo como una etapa muy importante de mi vida porque gracias a ellas hice oficialmente el salto. Recuerdo la incertidumbre de salir de Lanzarote con mi madre y el apoyo que he tenido de ella y de mi abuela desde Canarias. Ellas han luchado para que mi sueño se cumpliera.

¿Crees que este tipo de programas son un buen trampolín para iniciar una carrera musical? Más allá de la experiencia, estos programas te ayudan a hacer contactos. En mi caso, fue Warner la que decidió apostar por mí a los 15 años y lo más curioso es que no fue por mi paso por ‘La Voz Kids’, sino a través de un vídeo que colgué en Instagram. ¡Estaba alucinando! Yo era una niña que venía de una isla de cantar en bodas y festivales y resulta que me estaba fichando una discográfica. ¡Era el proyecto de mi vida!

Ah, ¿sí? ¿Qué les enamoró de Eva Ruiz? Les enamoró sobre todo mi voz. Me dijeron que era una voz diferente y que tenía mucho potencial. Recuerdo que también les comenté que tocaba el piano, pero que me bloqueé hace unos años.

Ahora vuelves a tocar el piano. ¿Cómo superaste ese bloqueo? Fue precisamente en una audición para Warner. Me puse delante del piano y toqué una canción que escribí y me salió toda de golpe, sin pensarlo. Hacía cuatro años que no lo tocaba porque le había cogido miedo. Aun así, me planté, lo toqué y canté. Lo hice por mí y supuso un reto supergrande. Ahora, el piano es parte también de mi identidad.

¿Cómo identificamos tu estilo? De hecho, creo que exploras varios terrenos. ¿Me equivoco? No. Al principio cuando me mudé a Madrid y empecé con Warner no tenía mucha consciencia de lo que era musicalmente ni conocía el mundillo en el que me estaba metiendo. Por eso, me dejé llevar y asesorar. Me propusieron varios temas y empecé cantando baladas, pero si te digo la verdad, tengo la sensación de que en esta primera etapa no me sentía yo misma.

De hecho, en los dos últimos temas que has sacado ‘Solo’ y ‘Vanilla’ se aprecia un giro musical. Ahora el ritmo se desata... ¡Totalmente! -se ríe con sinceridad-. Con estos dos sencillos me siento más identificada y quiero que la gente me sitúe en este rollo. Los considero mi proyecto que desarrollo junto un equipo de personas y quiero seguir este camino.

Háblame un poco más de este estilo que quieres dar a conocer al gran público. Son temas más movidos donde apuesto por el R&B, los ritmos latinos y en un futuro quiero integrar el soul y la música negra. Es una fusión que me interesa proyectar. Siempre me han apasionado artistas como Lauren Hill, Whitney Houston, Beyoncé o Alicia Keys, pero lo quiero llevar a mi terreno y en español. Ahora estoy aceptando dónde estoy y lo que quiero ser. Una nueva generación de artistas está conquistando el panorama musical con temas sociales y experiencias personales que apelan al público joven. ¿Qué crees que tiene que aportar la voz de tu generación? Tenemos mucho que aportar a través de nuestra música para dar un mensaje claro a los jóvenes. Por ejemplo, quiero trasladar que la igualdad de géneros es posible. Las mujeres no tenemos miedo, no estamos reprimidas por nadie y también contamos una visión del mundo en clave femenina. La música sirve para romper tópicos porque aún hay manías inculcadas entre las nuevas generaciones.

Por lo tanto, sientes cierta responsabilidad social para transmitir valores entre los jóvenes. Sí, creo que todos los cantantes tenemos esta responsabilidad y la música nos da ese poder para cambiar el mundo a nuestra manera.

¿Cuáles van a ser los siguientes pasos? ¿Se avecina un disco? De momento, no, a corto plazo. Ahora mismo estoy centrada en estos temas, en la composición de otros y la verdad es que están saliendo muchas cosas. La gente está entendiendo este giro y mi música con la que me siento como soy.

¿Qué otras “cosas”? Conciertos, videoclips y voy a empezar a trabajar con marcas como imagen.

Ah, ¿sí? Creo que es super necesario este concepto americano de que una cantante puede abarcar distintas disciplinas: puede ser la imagen de una marca, puede participar en películas, puede hacer colaboraciones, puede cantar más allá de sus audiciones...

Por lo tanto, reivindicas la figura de la artista transversal. Exactamente. Siempre con la música por delante, pero sin cerrar las posibles colaboraciones que están por venir.

1. No falta en tu armario... Pantalones anchos 2. El perfume al que siempre vuelves... Hypnôse de Lancôme 3. No falta en tu bolsillo... El cacao de labios 4. Una sencilla técnica de relajación... Respirar y dejar la mente en blanco 5. Tu accesorio imprescindible... Una cadena de oro pequeñita 6. En el coche, confort o deportividad... Deportividad 7. Un paraíso para perderse... Caribe 8. Tu plato con estrella Michelin... Pollo con curry y arroz basmati 9. Qué bebes en tu momento coctel... Un mojito 10. Analógico o digital... Analógico

Producción: pequeÒas GRANDES cosas

Fotografía: Guille Sola

Maquillaje y peluquería: Alberto Dugarte

Estilismo: Ana Capel