2015, Una ventana a la esperanza para los presos con el denominador Marbella

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

El año que comienza abre una ventana de esperanza para algunos de los encarcelados por casos relacionados con tramas de corrupción en Marbella, como la tonadillera Isabel Pantoja y el expresidente del Sevilla Jose María del Nido, que podrán pedir sus primeros permisos o dormir en sus casas.

El cerebro de la mayor trama de corrupción conocida en España, Juan Antonio Roca, que lleva encarcelado nueve años, y el exalcalde de Marbella Julián Muñoz, que sucedió en 2002 al polémico Jesús Gil en esa codiciada Alcaldía, tienen también la esperanza de conseguir algún permiso carcelario tras los años que llevan entre rejas.

Del Nido, tras recibir el "no"a su libertad y haber pasado un año complicado, incluso con pérdidas de algunos de sus seres más queridos, sueña con volver a disfrutar de su familia en Navidad y ver a su pequeño abrir los regalos de los Reyes Magos.

La tonadillera Isabel Pantoja, que pasa la Navidad más amarga al encontrase en la cárcel tras ser condenada a dos años de prisión por un delito de blanqueo de capitales, desea también volver al lado de los suyos, sobre todo de sus dos nietos, sus hijos y su madre.

Pese a su situación ha intentado estar a la altura de las circunstancias y felicitar a sus seguidores desde prisión en estas fechas navideñas.

También vive una difícil situación el presunto cerebro de la mayor trama de corrupción conocida en España, Juan Antonio Roca, quien pasa su novena Navidad en prisión sin conseguir ningún permiso carcelario pese a que cada vez son más los juristas que consideran que debería disfrutar de alguno para su "reinserción social".

Quien fuera "jefe"de todos los asuntos urbanísticos de Marbella cumple, al parecer, con todos los requisitos legales, pero los jueces intentan que siga pagando la responsabilidad civil antes de concederle un permiso.

Julián Muñoz, el exalcalde con más causas judiciales abiertas en España, tampoco pasa por su mejor momento, pues además de estar encarcelado continúa arrastrando desde hace años problemas cardiovasculares y debido a ello ha pedido en más de una ocasión salir de la prisión, pero se le ha denegado siempre.

El pasado 19 de diciembre, Muñoz, imputado en más de cien procedimientos, fue incluso trasladado al servicio de Urgencias del Hospital Clínico Universitario de Málaga al sentirse indispuesto, aunque luego regresó a la prisión.

En el mismo centro penitenciario se ha reencontrado esta Navidad con su exmujer, Maite Zaldívar, y su excuñado, Jesús Zaldívar, también encarcelados para cumplir dos años y medio de prisión por blanqueo de capitales.

Todos estos condenados necesitan cumplir una cuarta parte de su condena para poder acceder a permisos, que previamente tendrán que ser aprobados por la Junta de Tratamientos y el Juez de Vigilancia Penitenciaria, y posteriormente podrán acogerse al tercer grado.

Los penados que no tienen antecedentes penales ni otros juicios pendientes como Pantoja, y los hermanos Zaldívar, tienen más fácil conseguir los permisos y meses después intentarán que se les conceda el tercer grado.

Momentos difíciles también pasan los familiares de todos estos reclusos; unos, como es el caso de Pantoja y los Zaldívar porque es la primera Navidad sin sus seres queridos, y otros, como Roca, porque son ya nueve Navidades entre rejas.

Además, las hijas de Maite Zaldívar y Muñoz se encuentran con sus dos progenitores y su tío en prisión, situación que también tiene que ser muy complicada en estas fiestas tan familiares.

Todos son presos voluntariosos, que aprovechan su tiempo libre, acatan las normas y ninguno tiene delito de sangre, por lo que sueñan con que en este 2015 puedan gozar de su vida en libertad tras reparar el daño causado a la sociedad.

Aunque otra asignatura pendiente que tendrán en ese momento estos condenados será comprobar si la sociedad les ha perdonado y están preparados para su reinserción social.