Cervantes y LEIA, el presente y futuro del español en Sevilla

El congreso de la lengua reunirá entre el 4 y el 8 de noviembre a las 23 academias de español y por primera vez se abre al público con actividades culturales

El congreso de la lengua reunirá entre el 4 y el 8 de noviembre a las 23 academias de español y por primera vez se abre al público con actividades culturales

Dos símbolos para sintetizar el futuro y el presente del español: la princesa LEIA, heroína de una saga cinematográfica, y Cervantes, «el gran referente de nuestra lengua desde el siglo XVII». «Cervantes es la continuidad y Leia representa el futuro del español», según resumió ayer el director de la RAE, Santiago Muñoz Machado, en la presentación en Sevilla del XVI Congreso de la Asociación de las Academias de la Lengua Española (Asale), que se celebrará entre el 4 y el 8 de noviembre. Durante cuatro días, acudirán a la capital andaluza una extensa lista de ilustres nombres, empezando por la última Premio Cervantes, Ida Vitale, a la que acompañarán Mario Vargas Llosa, Laura Valenzuela, Arturo Pérez Reverte, Soledad Puértolas, Andrés Trapiello o Fernando Savater. La gran novedad es que, por primera vez, los ciudadanos podrán participar en las actividades culturales programadas de forma paralela a las sesiones académicas.

El también presidente de la Asale adelantó que el día de la clausura se presentarán las obras completas de Cervantes, en la edición de la Biblioteca Clásica de la Real Academia Española. Sobre el proyecto Lengua e Inteligencia Artificial (LEIA) detalló que se trata de un acuerdo que firmarán con las grandes empresas tecnológicas para «enseñar a hablar español a las máquinas». Quedará rubricado ese mismo viernes con Telefónica, Microsoft, Facebook, Twitter y Google, tras una exposición sobre su desarrollo. «Hemos recurrido al nombre de la princesa de ‘La Guerra de las Galaxias’ porque el proyecto tiene algo de extraordinario también», detalló. «En el ámbito de la inteligencia artificial se habla fundamentalmente inglés y nos preocupa. Queremos crear un espacio para el español. Probablemente nuestros hijos y nietos van a aprender el uso del español a través de las máquinas», aseguró Muñoz Machado, quien bromeó diciendo que «incluso les tomaremos la lección a las máquinas para ver si han aprendido bien nuestra gramática y nuestra ortografía».

La cita en Sevilla sucede al congreso que acogió Ciudad de Méjico en 2015. Fue precisamente Méjico el primer país donde se celebró en 1951. En aquella ocasión no acudió España, pese a ostentar de manera nata la presidencia de la recién constituida Asale, por las malas relaciones entre ambos países. Desde entonces, solo se ha celebrado en dos ocasiones en nuestro país, siempre en Madrid, en la sede de la RAE. Desde el próximo lunes, la Fundación Cajasol será el escenario principal de un evento que Muñoz Machado calificó como «inolvidable».

El presidente de la Fundación Cajasol, Antonio Pulido, que asistió a la presentación junto al delegado de Hábitat Urbano, Cultura y Turismo del Ayuntamiento de Sevilla, Antonio Muñoz, recordó la importancia histórica de la emblemática sede de la plaza de San Francisco. «Aquí –rememoró– Cervantes fue juzgado y comenzó a escribir sus novelas ejemplares». El carácter histórico del edificio incluye haber albergado la sede del Parlamento de Andalucía, cuando se instauró el autogobierno. Dos precedentes que, aseguró, culminan con un tercer evento «trascedendente», como calificaron la próxima celebración del congreso de la lengua.

El director de la RAE incidió en la «apertura» de las academias a los ciudadanos frente a la «reflexión interior» que supusieron las citas previas. «Las instituciones que van a venir gobiernan sobre 580 millones de personas en el mundo. Y se imponen por razón de prestigio. No hay nadie que se atreva a seguir criterios distintos a los que las academias proponen. Nos preocupamos fundamentalmente porque el español no se fragmente y podamos entendernos». En su opinión, «esto es un milagro que se viene produciendo desde hace trescientos años».

El lenguaje «derivativo y casi dialectal que se está formando en las redes sociales», el nuevo diccionario panhispánico, la lexicografía o la enseñanza y proyección del español serán algunos de los temas que aborden los académicos durante cuatro días, que concluirán con la presencia de los Reyes, Don Felipe y Doña Letizia, el viernes. La inauguración oficial será el martes por la tarde, una «originalidad» debida a necesidad de cuadrar las agendas del presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, y del alcalde de Sevilla, Juan Espadas.

Cultura abierta

La programación cultural incluye actividades en siete sedes y otras al aire libre, como la plaza de San Francisco, donde se realizará una lectura popular del clásico de Julio Cortázar «Rayuela». Se ha programado también un espacio continuo de presentaciones de libros de académicos –uno cada diez minutos– en la biblioteca de la Fundación Cajasol.

Por la conmemoración de los cincuenta años de «Conversación en La Catedral», el periodista Juan Cruz conversará con Mario Vargas Llosa; también presentará su último libro, «Sidi», Arturo Pérez Reverte. El académico Álvaro Pombo, el cineasta Manuel Gutiérrez Aragón o el dramaturgo Juan Mayorga protagonizarán igualmente actividades abiertas en las otras seis sedes del congreso. Las exposiciones “La ciencia. Un patrimonio panhispánico común” y “En blanco y negro: otras miradas académicas” podrán visitarse desde el lunes.