Díaz descarta «ceder» el paso a Cs para evitar el desembarco del PP en la Junta

Desoye esa opción «de momento» y el portavoz de la Junta pide a los naranjas que aclaren qué ofrecen al PSOE

La presidenta en funciones de la Junta, Susana Díaz, visitó ayer la Casa de Bernarda Alba, en la localidad granadina de Valderrubio, que ha sido rehabilitada (Foto: Efe)
La presidenta en funciones de la Junta, Susana Díaz, visitó ayer la Casa de Bernarda Alba, en la localidad granadina de Valderrubio, que ha sido rehabilitada (Foto: Efe)

Desoye esa opción «de momento» y el portavoz de la Junta pide a los naranjas que aclaren qué ofrecen al PSOE

Cualquier aleteo es importante cuando de lo que se habla es de la alternancia política en el Gobierno de una comunidad, Andalucía, por primera vez en la historia autonómica. El que la reunión de este lunes entre los equipos negociadores de PP y Ciudadanos (Cs) finalizara sin acuerdo por discrepancias que ambas formaciones no pudieron limar relativas, entre otros elementos, a que los naranjas pretenden que el PSOE se abstenga para dejarles paso y así eludir a Vox, provocó nerviosismo y especulaciones acerca de una posible alteración en la naturaleza de los granos primitivos de diálogo sembrados. Preguntado sobre ese asunto, ayer el portavoz en funciones del Ejecutivo autonómico, Juan Carlos Blanco, escanció algunas frases para dar a entender que los socialistas aún tienen armas con las que recuperarse del batacazo en las urnas del 2D. Sostuvo que Ciudadanos sabe que «tiene que contar con Vox si quiere seguir adelante» en su intento de alumbrar un cambio en la región por la derecha y que lo que no puede hacer es «pedir a otras formaciones» que «le hagan algún favor», en clara alusión a los socialistas.

Blanco instó al partido que capitanea en la región Juan Marín a poner encima de la mesa «qué le ofrece al PSOE» si «quiere iniciar alguna negociación» con la formación que lidera la presidenta de la Junta en funciones, Susana Díaz, quien ayer seguía con una agenda institucional que la llevó a visitar la rehabilitada Casa de Bernarda Alba que inspiró a Federico García Lorca.

El portavoz de la Junta se agarró a la «prudencia» para no ser más explícito acerca de una hipotética abstención. Si bien, este periódico ha podido saber que algunos históricos socialistas sí han barajado y planteado como última opción una: «Ceder» para que Ciudadanos pueda gobernar en solitario «el tiempo que sea –necesitarían más apoyos–» y evitar así que los populares accedan al palacio de San Telmo –sede del Gobierno autonómico–. Aunque fuentes próximas a Díaz anotaron que, «de momento», ésta ha «dejado muy claro» que «no está dispuesta a considerar» una posibilidad» de la que «no quiere saber nada».

En abierto y durante la rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo de Gobierno, lo que sí hizo Blanco es recordar que el PSOE ganó las elecciones del pasado 2 de diciembre con más de un millón de votos y que éste, como partido vencedor, tiene «legitimidad suficiente» para probar a alcanzar «sus objetivos», tanto en la formación de la Mesa del Parlamento regional, como con posterioridad en la constitución del Ejecutivo de la undécima legislatura andaluza.

La secretaria de Política Municipal de los socialistas autonómicos y ex consejera, María Jesús Serrano, de su lado, fue más allá al lanzar que no sabía «a qué venía» la «ridiculez» de demandar la abstención del PSOE, cuando Ciudadanos «siempre ha defendido que el partido más votado es el que tiene que gobernar». «Vamos a dialogar con las fuerzas políticas que entendemos democráticas y vamos a tratar, cuando llegue su momento, de formar Gobierno, como así nos han mandatado los andaluces», sumó Serrano, para instar luego a los naranja a «permitir» por «coherencia» que se mantenga en el poder la formación que logró arañar más sufragios.

Desde las filas de ese partido, su máximo dirigente nacional, Albert Rivera, envió un recado tanto a Díaz como al presidente del Ejecutivo central, Pedro Sánchez, al sostener que deben asumir que «tienen que pasar a la oposición» en la comunidad. Desde Zaragoza y según recogió Ep, trasladó a los medios que el 2D «hubo un cambio histórico, nítido y claro». Defendió además que el de Andalucía ha de ser «un Gobierno limpio», para ratificar luego que su partido habla sobre éste con los populares y que «otra cosa» son las negociaciones para conformar la Mesa de la Cámara regional y la inclusión o no en ella de otras fuerzas políticas.

Más datos

*La secretaria general del PP-A, Loles López, tildó ayer de preocupante «el cambalache entre PSOE y Cs», por lo que pidió al líder andaluz del último, Juan Marín, que deje claro que el partido liderado por Susana Díaz «está fuera del cambio» tras el resultado del 2D. Hoy se vuelven a reunir populares y naranjas en el Parlamento para continuar negociando.

*La coordinadora general de Podemos Andalucía y candidata de Adelante Andalucía a presidir la Junta, Teresa Rodríguez, aseveró ayer que los electores el pasado 2 de diciembre evidenciaron «con mucha claridad» que «no quieren un Gobierno de Díaz».