Díaz niega haber sufrido un «chantaje» con Chaves y Griñán

Susana Díaz, en «Más de uno», de Onda Cero
Susana Díaz, en «Más de uno», de Onda Cero

«Cuando les presente a los andaluces lo que quiero para Andalucía, los demás partidos van a tener que explicar muy bien por qué ese ‘no’», asegura la presidenta en funciones de la Junta.

La presidenta de la Junta andaluza en funciones y secretaria general del PSOE-A, Susana Díaz, ha negado este jueves haber sufrido «un chantaje» por parte de Podemos y Ciudadanos (C's) en el marco de las negociaciones para su investidura que haya llevado a que los expresidentes de la Junta Manuel Chaves y José Antonio Griñán, imputados en el caso de los ERE, hayan anunciado que abandonarán la vida política. Ha insistido en que se trata de una "decisión personal"de ambos y que, en ningún caso, ha "negociado"su salida. En una entrevista en Onda Cero, Díaz se ha pronunciado así después de que Chaves denunciara que Podemos y C's están haciendo "chantaje"al "utilizar"su nombre y el del Griñán en las negociaciones para la investidura de Díaz.

Preguntada sobre si se siente "amonestada"por las palabras de González, la dirigente socialista ha dicho que estas palabras ni le gustan ni le dejan de gustar y que no siempre tiene que coincidir con los planteamientos del expresidente, una persona a la que tiene "cariño, respeto y una admiración tremenda".


¿Decisión inducida?


En este punto, ha querido dejar claro que ha sido una decisión personal de Chaves y Griñán la de abandonar la vida política. "Nunca el PSOE ha negociado sobre este tema", ha subrayado Susana Díaz, quien ha asegurado que nunca habría admitido "presiones ni chantajes, líneas rojas ni verdes"y que siempre ha manifestado que su única vara de medir sería la decisión de los tribunales.

Sobre si la decisión de Chaves y Griñán ha podido estar "inducida", Díaz ha dicho que esa no es la información que tiene ella

y que solo puede hablar de lo que estas dos personas le han trasladado personalmente. En el caso de Chaves, ha dicho que le costó presentarse a las últimas elecciones y que lo hizo porque se lo pidió el exsecretario general del PSOE Alfredo Pérez Rubalcaba.

Según ha apuntado, hace un año que Chaves le dijo que pensaba no volver a concurrir a unas elecciones, mientras que en el caso de Griñán, éste le envió una carta con su decisión después de prestar declaración por el caso de los ERE ante el Tribunal Supremo. Posteriormente, la llamó y se lo comunicó personalmente. "Ambos han medido sus tiempos", ha indicado la socialista.

Asimismo, Diaz asegura quee «cuando les presente a los andaluces, a través de sus representantes de la Cámara, lo que quiero para Andalucía y vean hasta el límite que vamos a llegar en esta legislatura, van a tener que explicar muy bien por qué ese ‘no’. Aquí o gobierna el Partido Socialista o no hay gobierno. Pararíamos una comunidad autónoma con nueve millones de personas”

La presidenta en funciones de la Junta se ha referido también a la polémica suscitada ayer por el ministro de Justicia, Rafael Catalá, sobre la filtraciones. «Me ha parecido desafortunado lo que ha planteado el ministro de Justicia, porque es un ataque a la libertad de expresión y a la democracia. Yo pediría que de una vez por todos actuáramos con responsabilidad. Estamos poniendo en juego nuestras instituciones y en cuestión los 35 mejores años de este país», asegura.

Caso de los ERE

Sobre el caso de los ERE, Susana Díaz ha afirmado que «hay 27 controles nuevos y los que hagan falta. Hoy no seríamos capaces de ver un caso como ese porque hay controles para que eso no vuelva a suceder».