El hospital Marítimo pide auxilio

Promueven una recogida de firmas para recuperar unas instalaciones «ruinosas» en la provincia «con menos camas por habitante»

La petición de firmas está dirigida al consejero de Salud, Aquilino Alonso
La petición de firmas está dirigida al consejero de Salud, Aquilino Alonso

Promueven una recogida de firmas para recuperar unas instalaciones «ruinosas» en la provincia «con menos camas por habitante».

Techos que se desmoronan, dos edificios literalmente en ruinas, suciedad y mucha desidia por parte del Servicio Andaluz de Salud (SAS). Éste es el aspecto que presenta el hospital Marítimo de Torremolinos (Málaga), un complejo construido a principios del siglo XX para el tratamiento de la tuberculosis y que necesita una reforma integral para que siga prestando un servicio adecuado a los pacientes. Varios profesionales del centro –que todavía acoge algunas especialidades médicas– han puesto en marcha en internet una recogida de firmas, dirigida al consejero de Salud, Aquilino Alonso, alertando del «deprimente estado en el que se encuentra» y reclamando inversiones para optimizar su uso.

Tal y como recuerda Antonio Gómez, delegado del Sindicato Médico de Málaga en el hospital clínico, en los años 70 del pasado siglo se pensó en su cierre, aunque posteriormente, en la década de los 80, el Ministerio de Sanidad acometió varias obras en el recinto, especialmente en los quirófanos. Actualmente acoge un área de cirugía menor, donde se realizan intervenciones de oftalmología, otra de traumatología y un pabellón de medicina interna donde se llevan a cabo tratamientos de larga duración. Recientemente, el sindicato denunció la falta de limpieza en las instalaciones, con plantas en uso y otras casi en ruinas. «La dirección se comprometió a limpiar bien las zonas que están operativas, y parece que se ha mejorado algo», sostiene Gómez.

La petición de firmas añade que el antiguo sanatorio marítimo, enclavado en un lugar privilegiado aunque de difícil acceso, entre Playamar y Los Álamos, «reúne una serie de valores arquitectónicos e históricos de singular importancia e interés». De hecho, allí «han sido atendidas diversas generaciones de ciudadanos, que han ido fijando una serie de valores colectivos que trascienden ampliamente la estricta función asistencial».

Sin embargo, el hospital Marítimo de Torremolinos, y su aspecto decadente, son un ejemplo más de las necesidades sanitarias de una provincia que, a juicio de Gómez, está a la cola en inversiones a nivel nacional y regional. Según recuerda, Andalucía es la comunidad autónoma que menos invierte en sanidad por habitante, unos 100 euros, mientras que en regiones como Navarra la cifra asciende a 150. También, apunta, es la que menos camas tiene por habitante. Dentro de este desalentador panorama Málaga ostenta el triste galón de ser la provincia que menos camas ofrece, siendo el hospital clínico el que se lleva la palma.

Mientras el sindicato lucha por mejorar las condiciones laborales del personal sanitario, también pone el acento en las infraestructuras que están pendientes. Una de ellas es el hospital de Ronda, cuya construcción se anunció en 1999. «Parece que se va a abrir antes de que acabe el año», subraya Gómez, quien apunta también que el chare del Guadalhorce «no está a pleno rendimiento desde su inauguración». También recuerda que la Junta prometió otro centro similar para Fuengirola-Mijas. Entretanto continúa latente el debate sobre la necesidad de un tercer hospital en Málaga capital, aunque las autoridades no terminan de escuchar esta demanda.