El valioso papel de los independientes

Al margen de varios estrenos andaluces en cine, hay títulos relevantes en DVD o digital gracias al apoyo de muchos y pequeños mecenas

Al margen de varios estrenos andaluces en cine, hay títulos relevantes en DVD o digital gracias al apoyo de muchos y pequeños mecenas

Los aficionados malagueños al buen teatro tienen una ineludible cita con «La culpa» este sábado y domingo en el Cervantes. Esta obra cuenta con el aliciente de un excelente reparto encabezado por un soberbio Pepón Nieto, nacido en San Pedro de Alcántara (Málaga), al que acompañan la sevillana Ana Fernández, Miguel Hermoso, hijo del cineasta granadino de idéntico nombre, y la veterana Magüi Mira, reservada para una exclusiva y potente escena. Estos dos intérpretes no son los únicos andaluces de un montaje gestado en Andalucía: el productor ejecutivo y responsable de adaptar el texto original de David Mamet es el sevillano Bernabé Rico y el director del montaje es Juan Carlos Rubio, original de Montilla (Córdoba).

En «La culpa» se aprecian algunas de las preocupaciones de David Mamet por el papel de los medios de comunicación y la justicia a los que, a modo de explosivo cóctel, añade la religión y el hondo y no menos sinuoso dilema de la culpabilidad. Juan Carlos Rubio acierta de pleno con una escenografía tan sobria como eficaz al igual que con la puesta en escena, especialmente en la que Pepón Nieto discute con Ana Fernández, su esposa, casi en paralelo a un diálogo que mantiene con Miguel Hermoso, amigo y abogado. El cuarteto de actores está sensacional pero destaca Nieto, sobre el que recae todo el peso de la obra, lo que aprovecha para, dada la abundancia de ofertas para papeles de comedia, mostrar sus virtudes como actor dramático.

Además de su rol como adaptador y productor teatral, Bernabé Rico tiene una interesante trayectoria en el cine; justamente hace varias semanas terminó de rodar su primer largometraje, «El inconveniente», cuyo guión ha escrito junto a Juan Carlos Rubio, con la antequerana Kiti Mánver de protagonista.

También el concepto de culpa está presente en «La primera cita», quinto largometraje del sevillano Jesús Ponce, que desde hace unos días puede verse en varios cines andaluces. Su pareja protagonista, el granadino Sebastián Haro e Isabel Ampudia, es la misma del debut como director de Ponce, «15 días contigo», con la que consiguió unas inmejorables críticas. En ambas, y en el resto de su filmografía, aparece Mercedes Hoyos, protagonista junto a Ampudia del anterior largometraje de Ponce, «Todo saldrá bien», y es que este cineasta es muy fiel con unos actores que lo dan todo ante la cámara. Otro pilar fundamental en sus dos últimas películas es el almeriense Kiko Medina, ejemplo de productor independiente sin miedo a seguir adelante pese a no contar con todos los apoyos necesarios.

El esperado regreso al cine de Paco R. Baños, director de un par de capítulos de «La Peste», tendrá lugar el próximo viernes con la estupenda «522. Un gato, un chino y mi padre», en la que ha contado con la linarense Natalia de Molina en un nuevo registro que confirma su talento como actriz.

Al margen de estos estrenos de películas andaluzas en los cines, también está la posibilidad de ver otros títulos en plataformas digitales o en DVD. Es el caso de la excelente «Viaje al cuarto de una madre», de la sevillana Celia Rico Clavellino, un prodigio de sutilidad y extraordinaria sensibilidad que se ha convertido, por méritos propios, en uno de los títulos de la temporada. «Tu hijo», rodada con la premisa de tener siempre en plano a un magnífico José Coronado, está dirigida por el también sevillano Miguel Ángel Vivas, que quiso rodar en su ciudad natal una apuesta muy personal. «Cuando los ángeles duermen», de Gonzalo Bendala, es una historia que transcurre en una noche de pesadilla para su protagonista, Julián Villagrán, que borda su personaje de conductor llevado al límite tras verse envuelto en un accidente de tráfico.

De las últimas producciones andaluzas tal vez la más compleja desde el punto de vista narrativo sea «Ánimas», de José F. Ortuño y Laura Alvea. Podría ser encuadrada en el cine de terror, aunque no se trate de una historia muy convencional en este género al que, sin embargo, homenajea a través de guiños a algunos de sus títulos más representativos. También aporta una mirada muy especial Nicolás Pacheco a su primer largometraje, «Jaulas», en el que demuestra una gran capacidad de dirección de actores (Estefanía de los Santos y Manuel Cañada, especialmente) y para construir una historia de mujeres valientes en un contexto de violencia y exclusión social. Otra muestra de gran trabajo actoral es «Sin fin», con una espléndida María León, que encaja a la perfección su personaje dramático en una historia romántica con saltos en el tiempo. En esta oferta tan variada no podían faltar dos comedias: «Mi querida cofradía», inmejorable debut de la rondeña Marta Díaz de Lope Díaz, y «El intercambio», del malagueño Ignacio Nacho, en la que se puede ver a Pepón Nieto en un registro muy distinto al de la citada «La culpa»; en esta ocasión encarna a un hombre casado que acude muy ilusionado a una cena de intercambio de parejas cuyo desenlace no será el previsto.

A estos nombres habrá que añadir en un futuro no muy lejano el de Guillermo Rojas, hasta ahora productor, que comenzará a rodar este domingo «Una vez más», su primera película como director y el de Raúl Arteaga que, tras varios documentales, da el salto al largometraje de ficción con «La herencia», hecha realidad gracias al apoyo de muchos y pequeños mecenas. Dos ejemplos más del valioso papel de los independientes.