Encausan a la madre y a la mujer del ex chófer de Guerrero por 900.000 euros

El entorno de Trujillo encaja «sorprendido» la decisión de la instructora y niega su implicación

El ex chófer de Guerrero, Juan Francisco Trujillo, en primera línea
El ex chófer de Guerrero, Juan Francisco Trujillo, en primera línea

«Muy sorprendido». Así se mostró ayer el entorno de Juan Francisco Trujillo, ex chófer del ex director general de Trabajo del Gobierno andaluz Francisco Javier Guerrero, al conocer que la instructora del «caso de los ERE» presuntamente fraudulentos, María Núñez Bolaños, había encausado a su madre y a su mujer porque «no se lo esperaban».

«Muy sorprendido». Así se mostró ayer el entorno de Juan Francisco Trujillo, ex chófer del ex director general de Trabajo del Gobierno andaluz Francisco Javier Guerrero, al conocer que la instructora del «caso de los ERE» presuntamente fraudulentos, María Núñez Bolaños, había encausado a su madre y a su mujer porque «no se lo esperaban». Sobre Trujillo, como sobre su ex jefe, pesa la amenaza de muchos años de prisión por su supuesta implicación en este caso, a lo que se suma ahora que la magistrada ha citado a declarar como investigadas el próximo 22 de noviembre a su esposa, Juana Gallego, y a su madre, Estrella Blanco, en la pieza separada que gira en torno a los 900.000 euros en subvenciones que recibieron empresas del ex chófer.

En una resolución, fechada el 18 de octubre, la jueza alude al convenio de colaboración suscrito entre la Dirección General de Trabajo y el antiguo IFA –luego convertido en agencia IDEA– en el que se acordó otorgar una ayuda de 450.000 euros con cargo a la partida 31L, el conocido como «fondo de reptiles», a la empresa Lógica Estratégica Empresarial SL, propiedad de Trujillo. Cuantía que se abonó en cuatro pagos efectuados a largo de 2005. Según Núñez Bolaños, esos fondos públicos se destinaron «en su totalidad a la finalidad» para la que se concedieron. Y lo mismo sucedió con la que se asignó gracias a otro convenio rubricado por la Dirección de Trabajo y el IFA por el que se destinaron 450.000 euros a la sociedad Iniciativas Turísticas Sierra Morena SL, del mismo dueño investigado.

En este segundo caso, el pago se realizó en dos veces, uno de 250.000 euros realizado el 25 de mayo de 2005 y otro de 200.000 que se materializó el 25 de julio de 2005, de acuerdo a lo relatado en el auto de Núñez en el que se añade en relación a esa subvención que consta un certificado individual del 18 de abril de 2007 de la aseguradora Fortia Vida en el que aparece como «persona asegurada» la madre de Trujillo y como tomador la Dirección de Trabajo de la Consejería de Empleo del Ejecutivo autonómico. Es más, la instructora asevera que el documento se recoge la firma «del asegurado, la del tomador y la aseguradora Fortia Vida».

Aquel 18 de abril, apunta la magistrada en su resolución, «se dio orden de transferencia» desde Empleo a Fortia Vida de una cantidad concreta: «125.028,01 euros». ¿En concepto de qué? «Como pago total de la póliza cuyo beneficiario es Estrella Blanco». Con todo, las fuentes del círculo de Trujillo consultadas por este periódico recuerdan que ésta, la madre del ex subordinado de Guerrero, «ya trasladó a la Policía que no sabía nada de este asunto», en una declaración que luego ratificó su hijo. Por lo que respecta a la mujer de éste, aseguran que «tampoco tiene nada que ver en cómo se pidieron ni en cómo se tramitaron esas subvenciones» de la Junta, aunque pudiera conocer su existencia.