Francisco de la Torre: «Me he opuesto a ministros del PP y seguiré esa línea»

El alcalde de Málaga pide el voto “por pragmatismo” a los que apoyaron a partidos distintos al PP el 28A

El alcalde de Málaga, Francisco de la Torre / Foto: Efe
El alcalde de Málaga, Francisco de la Torre / Foto: Efe

El alcalde de Málaga pide el voto “por pragmatismo” a los que apoyaron a partidos distintos al PP el 28A

Tras casi veinte años al frente de la Alcaldía, ¿qué queda por hacer?

Se han hecho muchísimas cosas. Se ha transformado la ciudad y es una capital de referencia en muchos planos: en materia de cultura, tecnología, innovación, accesibilidad o compromiso medioambiental. Pero aún queda mucho por hacer, cosas que mantener y cosas que mejorar más si cabe. Proyectos ambiciosos a los que aspirar como la Expo 2026. No en vano, hemos planteado innovación al servicio de los objetivos de desarrollo sostenible como un argumento brillante. Se ha hecho mucho en los barrios, que han sido mejorados y transformados, pero queremos propiciar más bienestar aún. Mejor limpieza, más y mejor seguridad, nuevos equipamientos deportivos y dibujar un gran eje litoral que cree espacios que irradien Málaga sobre la metrópoli.

¿Qué le diría a quienes creen agotado el modelo de Paco de la Torre?

Nuestro modelo está lejos de agotarse. Si los vecinos de Málaga hacen el simple ejercicio de leer nuestro programa electoral y compararlo con otros verán que nuestras propuestas son más realistas, rigurosas y solventes que las del resto de candidaturas. Por otra parte, nuestro modelo no es exclusivamente nuestro, sino que viene de una fórmula consensuada con otras administraciones y la sociedad civil en dos planes estratégicos. Y estos planes estratégicos han sido analizados por municipios de todos los colores políticos que se proponen hacer lo que nosotros hemos hecho.

¿Con qué argumentos quiere convencer a la ciudadanía para que siga depositando confianza en su proyecto?

Hay un argumento fundamental. Mi único objetivo es Málaga. No tengo más ambición que ser alcalde de mi ciudad, y he demostrado que pongo el interés de Málaga por encima del interés de mi partido. Si ha sido necesario oponerme al criterio de un ministro del PP, lo he hecho vehementemente. Y seguiré en esa línea. Los malagueños saben que es así.

¿Cuáles son las líneas básicas de su programa electoral?

Nuestro programa apuesta claramente por mejorar la calidad de vida de las familias y seguir transformando los barrios. Apostamos por construir 4.000 nuevas viviendas y planes de ayuda al alquiler para menores de 35 años, programas para combatir la soledad de las personas mayores, salas de estudio abiertas 24 horas en época de exámenes para jóvenes y ayudas económicas importantes para autónomos y emprendedores. Queremos conseguir una educación de calidad a todos los niveles y ayudar a la Universidad de Málaga a que sea la mejor pública de España y pueda complementarse con otras universidades privadas para que los malagueños no tengan que irse a otras ciudades a estudiar carreras que aquí no tenemos. Entre nuestras prioridades seguirán estando la igualdad de oportunidades para que nadie se quede atrás y nuestro compromiso por un crecimiento sostenible con medidas concretas como los incentivos a mercados y mercadillos para que dejen de utilizar plástico. También proponemos una Exposición Internacional en Campanillas para 2026, un planetario y una nueva articulación de la movilidad metropolitana que ampliará los límites del centro soterrando el tráfico en un tramo de más de dos kilómetros.

¿Seguirá reivindicando el municipalismo, asumiendo como hasta ahora competencias que no le son propias?

Por supuesto que sí. Mi defensa del municipalismo no es coyuntural, sino estructural. Los municipios de España son los más débiles de Europa en presupuesto por habitante y año. Por otra parte, este país abordó la descentralización del Estado a las comunidades autónomas, pero ese proceso tiene que completarse con la cesión de competencias y presupuestos de las comunidades a los ayuntamientos en aplicación del principio de subsidiariedad consagrado en la Carta Europea de Autonomía Local: lo que podamos hacer los ayuntamientos tiene que ser municipal. Somos la administración más cercana al ciudadano y la que está en mejores condiciones de resolver sus problemas.

¿Qué escenario vaticina el próximo domingo? ¿Cree extrapolables los resultados del 28A a las municipales?

Rotundamente, los resultados no son extrapolables. Lo que se vota el domingo no es ideología, sino candidatura, gestión, ciudad. Ya hemos visto en anteriores municipales que los datos no se correspondían con los de procesos electorales anteriores. Por tanto, estoy lleno de confianza en que obtendremos un resultado que nos permita gobernar en solitario para seguir cambiando y transformando Málaga. Tomar otro rumbo ahora puede frenar e incluso detener el éxito de nuestra ciudad.

¿Con qué partidos estaría dispuesto a llegar a acuerdos para gobernar y con quién no se sentaría a negociar?

No establezco líneas rojas. Todos los votantes de todos los partidos tienen mi respeto. A quienes el 28 de abril votaron partidos distintos al Partido Popular les pido su voto por pragmatismo, con el aval de que esta ciudad se ha transformado con nuestra gestión en el Ayuntamiento como motor.

¿Le preocupa que Vox le «quite» concejales?

Ya se verá qué ocurre el domingo. Hasta entonces, le pido el voto a quienes apoyaron a Vox en las generales. También se lo pido a quienes optaron por Ciudadanos. Incluso se lo pido a quienes, desde la moderación, votaron al PSOE, porque nuestra política social ha sido ejemplar, mejor que la de muchos ayuntamientos socialistas, y sé que la valoran.

¿Qué hará a partir del lunes 27 si no consigue revalidar el cargo?

Ya he dicho varias veces a lo largo de la campaña electoral, incluso antes de que la misma comenzara, que mi compromiso con la ciudad es por cuatro años. Los malagueños tienen la palabra el domingo. Ellos dirán si tengo que estar en el gobierno o en la oposición.