Política

Javier Aureliano García: «Las nuevas opciones políticas plantean medidas sin consistencia»

El presidente de la Diputación de Almería y número 1 del PP al Congreso por la provincia denuncia que Almería ha sido la provincia más olvidada por los gobiernos andaluces del PSOE

Javier Aureliano García/ Foto: La Razón
Javier Aureliano García/ Foto: La Razón

El presidente de la Diputación de Almería y número 1 del PP al Congreso por la provincia denuncia que Almería ha sido la provincia más olvidada por los gobiernos andaluces del PSOE

Las encuestas apuntan a un empate técnico entre los bloques de izquierda y derecha. ¿Qué puede decantar el voto de los indecisos?

El valor, la seguridad y la certidumbre que aporta el proyecto del PP. La candidatura del PP es la que mejor conoce la provincia de Almería, el resto de candidatos ni conocen, ni viven en Almería y sólo nos visitan en campaña electoral. La gestión del PP en los distintos gobiernos ha reducido el paro, ha garantizado el agua y ha revalorizado las pensiones. Éste es el mejor aval que debe guiar a los indecisos.

En las autonómicas Vox irrumpió con fuerza, sobre todo en Almería. ¿Temen que se repita el domingo?

Somos la fuerza política más valorada por los almerienses, porque nuestra candidatura es la que mejor conoce nuestra provincia. Cualquier otra alternativa tiene como resultado cuatro años más de decretazos, paro y destrucción de empleo. La concentración del voto en torno al PP es fundamental para que España siga creciendo y seamos un país fuerte, próspero y unido.

La Junta ha hecho balance de sus 100 primeros días. ¿El Gobierno de Juanma Moreno es la carta de presentación del PP para España?

Es la prueba más evidente de seguridad y certidumbre para los andaluces. En menos de cien días Moreno ha tomado decisiones trascendentales para el futuro de los andaluces, como la supresión del impuesto de sucesiones y donaciones, el Plan de Choque para acabar con las listas de espera ocultas por el PSOE en la sanidad andaluza o el desenmascaro de las mentiras socialistas y su entramado de empresas y cargos que han supuesto un sobrecoste a las arcas públicas.

¿Han notado un gran cambio en la Diputación de Almería? ¿Qué piden a este Gobierno?

Desde que tomé posesión como presidente de Diputación sigo trabajando por el crecimiento y la proyección de los 103 municipios de la provincia. La Diputación es fundamental para la subsistencia de nuestros pueblos y para igualar las condiciones de todos los almerienses con independencia de donde vivan. El Gobierno provincial ha puesto en marcha grandes inversiones sin contar con la ayuda de las administraciones competentes gobernadas por el PSOE: planes de caminos rurales, inversiones hídricas, proyectos de igualdad o nuestro gran Festival Internacional de Cine de Almería. Lo que le pedimos al nuevo Ejecutivo es que cumpla con los compromisos que el PP dejó presupuestados y que el PSOE ha ninguneado como la rehabilitación del Hospital Provincial, al que el PSOE quiere rebajar la ayuda del 1,5% cultural; el Museo Pérez Siquier, cuya ayuda presupuestaria ha sido paralizada por Guirao o el traslado de la Guardia Civil de Roquetas, cuyos efectivos se encuentran hacinados. Sánchez ha dejado estos proyectos fuera y con Casado se convertirán en realidad.

Cataluña está centrando la campaña. ¿No tiene Almería más motivos para pedir la independencia ante el olvido de las administraciones?

Almería ha sido la provincia más olvidada por el Gobierno andaluz durante los casi 40 años que ha estado gestionada por los socialistas. Afortunadamente el panorama ha cambiado. Nosotros siempre hemos sido muy críticos con las administraciones, estando gobernadas por el PP o no. Pablo Casado ha venido a la provincia de Almería siete veces en menos de un año y ha demostrado su interés por las necesidades de todos y cada uno de los almerienses. Con el PP Almería estará en el centro del panorama español.

Aznar ha señalado que la «fragmentación» es una «maldita derrota» para el «centroderecha español». No hace mucho, el PP aglutinaba todo este espectro, ¿qué ha ocurrido para esta división?

El radicalismo de Pedro Sánchez y sus aliados ha hecho que en el espectro político nacional afloren nuevas opciones políticas que, sin proyecto, apelan a sentimientos y medidas sin consistencia que sólo pretenden captar el voto de las personas desencantadas. Sólo hay una opción para desalojar a Sánchez y sus aliados batasunos e independentistas de la Moncloa y esa opción es el PP.

En Andalucía, en cambio, esa fragmentación posibilitó el cambio. ¿Cree que beneficiará o perjudicará al PP en las elecciones nacionales?

La fragmentación del voto sólo perjudica al electorado. El 28 de abril sólo hay una alternativa y es la del PP, que conoce las necesidades de todos los españoles frente al PSOE y Sánchez que observa los problemas de los españoles a 10.000 pies de altura desde el asiento de su Falcon. Casado garantiza. Nos jugamos el futuro, la prosperidad y el empleo o un futuro lleno de paro y políticas ancladas en el pasado.

¿Debe gobernar la lista más votada?

Nosotros siempre hemos defendido esa opción pero esa dinámica se ha roto y lo que no podemos es subir al ring con una mano atada en la espalda. En Andalucía ganamos unas autonómicas y nos mandaron a la oposición (el PSOE pactó con IU) y ahora Sánchez ha repetido la historia con unos socios de gobierno cuyo único objetivo es separar España. Si salimos al campo a jugar, vamos a hacerlo con las mismas reglas todos.

¿Cómo afronta el reto del Congreso de los Diputados?

Con ilusión. Mi premisa será siempre defender los intereses de mi tierra esté donde esté.