«La deuda histórica de la sanidad con Huelva es deprimente»

Miles de manifestantes reclaman mejoras en la asistencia y dejar de ser «la Cenicienta de Andalucía», con el apoyo de «Spiriman»

Un momento de la manifestación que partió desde el antiguo estadio Colombino de Huelva
Un momento de la manifestación que partió desde el antiguo estadio Colombino de Huelva

Un total de seis autobuses salieron a primera hora de ayer desde Granada hacia Huelva para apoyar la cuarta manifestación para reclamar mejoras asistenciales en la provincia más occidental de Andalucía, «la última en recursos sanitarios, sin materno infantil, sin chares, sin unidad del dolor ni de ictus, con más listas de espera y con menos especialistas y camas por habitante», tal y como aseguró la líder del movimiento «Huelva por una sanidad digna», Julia Paloma Hergueta, en el manifiesto que leyó cuando concluyó la marcha. En esta ocasión, numerosos grupos llegados desde diversos puntos de la región se unieron a la causa onubense. El más nutrido fue el de Granada, capitaneado por Jesús Candel «Spiriman», quien lamentó que «la deuda histórica de la sanidad con Huelva es deprimente». Según datos de la organización, la protesta fue secundada por casi 15.000 personas, aunque la Policía Nacional rebajó la cifra a 6.500.

Candel, que no paró de fotografiarse con los asistentes, reconoció que «la situación sanitaria en Huelva es mucho peor que la de Granada». Su lucha sigue muy activa, tanto que «vamos a seguir peleando por los dos hospitales completos, ya que hasta ahora sólo ha habido firmas y buenas intenciones, pero no se ha hecho nada, sólo algunas dimisiones». Sobre la presidenta de la Junta, Susana Díaz, «sigue diciendo que la sanidad es la joya de la corona, pero miente y maquilla los datos».

También anunció que esta semana mostrará «datos reales» de la sanidad, al tiempo que pidió al Servicio Andaluz de Salud (SAS) que «no intente dividir a los profesionales, que es el arma de doble filo con la juega la Administración». «En esa batalla estamos. Se va a producir una fractura muy grande en la comunidad médica, ya que hay profesionales que pelean por una sanidad pública digna y otros que no», subrayó.

Hergueta recordó que «no se está solucionando nada» y lamentó la exclusión del colectivo que representa en las negociaciones con la Consejería de Salud, a diferencia de las plataformas críticas de otras ciudades que sí participan en las conversaciones. «Este movimiento ciudadano no ha sido reconocido de ninguna manera por los dirigentes sanitarios», criticó. «Ellos siguen pensando que todo esto no sirve para nada, pero Huelva ha despertado y ya no va a dejar que la conviertan en la Cenicienta de los andaluces», precisó, además de agradecer la «solidaridad» de los ciudadanos de otras provincias que se desplazaron hasta Huelva para «apoyar a su hermana pobre».

En su alocución, Hergueta señaló que tanto Díaz como el titular de Salud, Aquilino Alonso, «llevan seis meses ignorándonos», a pesar de que «han venido a Huelva a inaugurar nuevas sedes de su partido, a disfrutar de nuestras gambas y vinos con motivo de la capitalidad gastronómica y a reunirse con sus alcaldes, el presidente de la Diputación y el delegado de Salud». En este sentido, defendió que «miran sólo por su sillón en lugar de luchar por la salud de los onubenses. Cierran filas en contra de quienes les votaron y les pagan».

Precisamente, la Delegación de Salud emitió un extenso comunicado en el que dejó constancia de su «absoluto respeto» a la manifestación, sin nombrar las principales reivindicaciones de la plataforma. Tras recordar que el pasado 10 de marzo se llegó a un pacto para la vuelta a las dos áreas hospitalarias, suscrito con los sindicatos sin la participación del colectivo crítico, expuso una serie de actuaciones previstas para este año, con una inversión de 8,7 millones de euros. Entre otras, destacó la ampliación de la cartera de servicios del área de pediatría, una unidad de cuidados intermedios o la ampliación del servicio de neurología.