Política

Las familias piden ampliar la atención temprana hasta los 9 años

El nuevo Gobierno tendrá la ocasión de «pagar las facturas pendientes» con los menores con trastornos

Antonio Guerrero es el presidente de la Plataforma de Atención Temprana en Andalucía y de la Fundación que lleva su nombre / Foto: Manuel Olmedo
Antonio Guerrero es el presidente de la Plataforma de Atención Temprana en Andalucía y de la Fundación que lleva su nombre / Foto: Manuel Olmedo

El nuevo Gobierno tendrá la ocasión de «pagar las facturas pendientes» con los menores con trastornos

El cambio de Gobierno en la Junta de Andalucía crea muchas expectativas en determinados colectivos sociales. Uno de ellos, las familias de los menores con trastornos, tiene claro cuáles serán sus primeras reivindicaciones. La Plataforma de Atención Temprana y la Fundación AK Antonio Guerrero se fija como objetivo a corto plazo, como primer paso, lograr que las terapias se amplíen hasta los nueve años de edad. Sin olvidar, además, las «facturas pendientes», en especial la que hace referencia a la ampliación de la financiación del servicio en 25 millones de euros que tanto Partido Popular, como Izquierda Unidad y Podemos estuvieron dispuestos a apoyar en varias ocasiones durante la pasada legislatura y que PSOE y Cs impidieron.

Como portavoz y presidente de la Plataforma, Antonio Guerrero, ha desarrollado una ardua labor los últimos años que ha permitido, entre otras cuestiones, que la sesión de terapia se pase a pagar de 10,67 euros a 22 euros la hora. «Espero que esos aires nuevos en la política permita que se empiece a hablar de segunda infancia y adolescencia. No pido que se impongan desde ya, pero es un objetivo irrenunciable y espero que la atención temprana se incremente a los nueve años en un primer paso lo antes posible, podamos hablar y presupuestar los siguientes incrementos en coberturas y atenciones», comenta a LA RAZÓN.

Guerrero recordó a los futuros dirigentes de la Junta que el voto «no es vitalicio» y hay que trabajarlo «día a día». «Centraremos nuestros esfuerzos como plataforma y fundación en pedir mejoras para los menores y para el colectivo de diversidad funcional y sus familias», agregó.

«Voy a pedir, con toda mi humildad, pero con toda la contundencia posible a todos los grupos parlamentarios que liberen esos 25 millones, debidos desde hace años. Estos niños no pueden esperar», recuerda.

Las familias, desde una posición de «independencia política», tienen claro que la investigación científica es clave. De hecho, ésta es el primer reto de la Fundación Antonio Guerrero, que fue inscrita en el registro formalmente antes de finalizar 2018. Su presidente se muestra «muy contento por la acogida social» que está teniendo. De hecho, cuando apenas ha echado a andar, ya cuenta con cerca de un millar de socios.

La Fundación ya inscrita

«Como Fundación estamos apostando por la investigación, pero las arcas públicas también deben aportar para que los investigadores no tengan que dejar sus líneas sin acabar por falta de fondos. Y eso está sucediendo en la actualidad», comenta Guerrero. La fundación que lleva su nombre ha firmado un convenio de colaboración con la Universidad Pablo de Olavide que permitirá financiar con 9.000 euros una línea de investigación del Departamento de Fisiología, Anatomía y Biología Celular sobre tratamientos alternativos a enfermedades mitocondriales, dirigida por el profesor José Antonio Sánchez Alcázar, que forma parte, además, del Comité Científico de la Fundación.

En los primeros pasos de la Fundación, Guerrero ha contado con el especial apoyo del Ayuntamiento de Sevilla. En colaboración con la Unidad Pediátrica del Hospital Universitario Virgen Macarena y el consistorio, se realizará una actuación permanente en El Vacie. La primera medida será valorar a los niños que se incorporan al colegio en el curso 2019-2020 antes de marzo, para que cuando vayan a los EOE ya tengan diagnosticado si requieren necesidades educativas especiales. Todo ello de forma gratuita.

Entre las múltiples iniciativas ideadas, Guerrero también destaca el inicio de conversaciones con el Ayuntamiento de Sevilla para la cesión de una sede. «Nuestra intención es dotarla de un consultorio para que las familias que tengan sospechas de que algo no va bien en alguno de sus hijos puedan acudir y que nuestros pediatras o neuropediatras puedan confirmar las sospechas o descartarlas y, o bien ganar un tiempo precioso que es de oro o dar tranquilidad a las familias». Esas consultas serían gratuitas y un día por semana.

Además, la Diputación de Málaga ha concecido a la Fundación una subvención para llevar a cabo un Proyecto de apoyo e intervención social para potenciar una Atención de calidad y una cálida vida en las personas con diversidad funcional en la comarca de la Sierra de las Nieves, en los municipios de Alozaina, Casarabonela, El Burgo, Guaro, Istán, Monda, Ojén, Tolox y Yunquera. Nueve municipios de entre 2.000 y 3.000 habitantes. Con ello se pretende capacitar a los padres y familares directos para que puedan apoyar a sus hijos con diversidad funcional. Además, lograr la implicación de los sectores en el proceso educativo y atencional y favorecer la normalización en las relaciones familiares.