Rechazo a fijar en los Presupuestos la recuperación de dinero de los ERE

La presidenta andaluza, Susana Díaz (3i), el vicepresidente Diego Valeras (IU) (2d), y los diputados del grupo socialista aplauden a la consejera de Hacienda y Administración Pública, María Jesús Montero
La presidenta andaluza, Susana Díaz (3i), el vicepresidente Diego Valeras (IU) (2d), y los diputados del grupo socialista aplauden a la consejera de Hacienda y Administración Pública, María Jesús Montero

PSOE e IU vetan las 362 enmiendas del PP y aprueban su segundo Proyecto de Ley

El Parlamento de Andalucía ha dado luz verde a los segundos Presupuestos pergeñados por PSOE e IULV-CA, fuerzas que sustentan el Gobierno regional, los de 2014. Ascienden a 29.619,6 millones de euros, lo que supone un 3,5% menos que los de el presente ejercicio, y retrotraen la inversión a cifras de hace más de una década. Tras dos días de debate, estipulados por la maquinaria parlamentaria, PSOE e IU rechazaron todas las enmiendas presentadas por el PP para, en palabras de la parlamentaria Ana María Corredera, «adecuar las prioridades a los recursos reales». Hasta el debate final del Proyecto de Ley de Presupuestos llegaron en concreto 362 enmiendas del Grupo Popular –en comisión se aprobaron 15 de IU y cinco del PSOE–, de las que el miércoles se rechazaron 281 y ayer, las 81 restantes. Entre esas aportaciones del PP tumbadas constaba una, remitida a la Mesa de la Comisión de Hacienda y Administración Pública, en la que se planteaba la inclusión de una disposición adicional bajo el epígrafe de «Partida Plurianual Recuperación Fraude de Ayudas Sociolaborales y Empresas en Crisis». De acuerdo al texto de la misma, se pretendía que se consignara en «el Estado de Ingresos» del Presupuesto de la comunidad una previsión de fondos procedentes del reingreso de cantidades defraudadas, por grietas como las que investiga la juez del «caso ERE», bajo una nueva aplicación: «380,01 ingresos por recuperación fraude de ayudas sociolaborales y empresas en crisis». Los populares plantearon agrupar dicha aplicación bajo un código «de servicios afectos a financiar planes para la reactivación de los sectores productivos y creación de empleo». La enmienda fue bloqueada. Si bien, el martes la presidenta del Ejecutivo autonómico, Susana Díaz, hizo suya su esencia al anunciar que destinará a empleo, y en concreto a combatir el paro juvenil, el dinero que se recupere de escándalos como losde los ERE y UGT. Anunció que no fue concretado en su procedimiento y distintas fuentes judiciales consultadas por este periódico lo consideraron «un brindis al sol», al menos en el corto plazo.

Corredera reprochó desde la tribuna a socialistas e izquierdistas el rechazo a enmiendas como la relativa a los ERE, a «que se reduzca la 'Administración paralela'» o a que «se destinen 272 millones más para los ayuntamientos» y, de ellos, 57 «a un fondo de emergencia social». En opinión de la popular, «no son» unas cuentas «para combatir el paro y la crisis». Es más, a su juicio, constituyen un «ejemplo de insolvencia política». «Han pasado de ser los Presupuestos de la resistencia, como los calificaron el año pasado, a los de la desesperanza», proclamó.

Desde la otra orilla, el portavoz de IU, Ignacio García, defendió que son unas cuentas «coherentes y eficientes», además de «sensibles con las personas», y que contrarrestan «la dictadura de los mercados». Entre sus filas hubo una «deserción» anunciada. El diputado de la coalición por Sevilla y alcalde de Marinaleda, Juan Manuel Sánchez Gordillo, no asistió a la sesión plenaria previa a las vacaciones de Navidad de sus señorías, convirtiéndose en el único miembro del Grupo de IULV-CA que no respaldó las cuentas para el próximo ejercicio –el año pasado se ausentaron de la votación tres parlamentarios de la federación de izquierdas–. Tras los choques dialécticos, cerró el debate la consejera de Hacienda, María Jesús Montero, quien no dudó en pedir el voto al Proyecto de Ley «por Andalucía» y en mantener que se había buscado el consenso donde había «sido posible». Para la socialista, el nuevo Presupuesto «consolida al Gobierno progresista» de la comunidad. Al término de su intervención se fundió en un abrazo con la presidenta de la Junta.

La jornada de la ratificación de las primeras cuentas del Ejecutivo del «nuevo tiempo» estuvo marcada por la actividad del juzgado de Instrucción número 6 de Sevilla que investiga casos de la envergadura del de los ERE irregulares o el presunto desvío de fondos del sindicato UGT. En ese sentido, Díaz declinó valorar los nuevos autos judiciales.

Aludió a su estrategia de no comentarlos «ni siquiera cuando coinciden con días importantes para Andalucía como hoy, con la aprobación de los Presupuestos», lanzó la líder del PSOE.