Política

Rivera respalda el órdago de Marín y aviva la hipótesis del adelanto electoral

El líder de Ciudadanos avisa a la presidenta de la Junta: «La paciencia tiene un límite»

El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, retirando lazos amarillos en la localidad barcelonesa de Alella / Foto: Efe
El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, retirando lazos amarillos en la localidad barcelonesa de Alella / Foto: Efe

Mientras la presidenta de la Junta, Susana Díaz, se empeña en defender que su intención es la de agotar la legislatura, los discursos de los partidos de la oposición van en la dirección contraria. Incluso los líderes nacionales avivan sin tapujos la hipótesis del adelanto electoral. Es el caso del presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, que respaldó ayer la decisión de su líder andaluz, Juan Marín, de supeditar la negociación del Presupuesto a suprimir los aforamientos, entre otras medidas de regeneración democrática que se fijaron en el acuerdo de investidura. En su cuenta de Twitter, el líder de la formación naranja asegura que «la paciencia tiene un límite, bien por Juan Marín: o se eliminan de una vez los aforamientos en Andalucía o no se negocian los Presupuestos».

Marín anunció el pasado miércoles que solicitará al PSOE la convocatoria de una reunión extraordinaria de la comisión de seguimiento del acuerdo de investidura al objeto de abordar la supresión de los aforamientos, la reforma del reglamento del Parlamento e incluso de la ley electoral andaluza. Todo ello como premisa para negociar los Presupuestos, aunque el cumplimiento de dichas medidas resulta imposible a corto plazo.

En la réplica, el portavoz parlamentario socialista, Mario Jiménez, sí aludió explícitamente a la posibilidad de llamar a las urnas. En su opinión, Ciudadanos «está ahora siguiendo una estrategia compartida con el PP», con la que persigue «acabar con la estabilidad política» en la región porque «parece que está intentando forzar elecciones». Este posicionamiento de la formación naranja, según Jiménez, comenzó cuando prosperó la moción de censura contra el Gobierno de Rajoy. «La deslocalización de Ciudadanos ha llevado a Albert Rivera a confrontar e ir contra la estabilidad política de Andalucía».

Ante este escenario, Jiménez pidió a Ciudadanos que se «replantee» su posición, aunque reconoció que en los últimos meses los partidos de la oposición «se han instalado en clave electoral». «Hasta ahora Ciudadanos no formaba parte de esa alianza de intereses», insistió, al tiempo que acusó a la formación de padecer «un problema de cierto nerviosismo».

Sobre la propuesta de la eliminación de los aforamientos, dejó claro que la apuesta de los socialistas es la de articular un gran acuerdo en el marco del Estado, y por parte de todos los partidos, porque «no tiene sentido abordarlo de manera territorial y parcial». También señaló que las exigencias de Ciudadanos conllevan una reforma del Estatuto de Autonomía, «cuando estamos a siete u ocho meses de que termine la legislatura».

El PP, por su parte, reprochó a la formación naranja su intención de querer poner en marcha «en dos o tres días todas las cuestiones que ha dejado sin hacer en tres años de legislatura». Así se expresó la portavoz parlamentaria popular, Carmen Crespo, quien censuró que Marín «ha estado cubriendo al PSOE en cuestiones que tenía que haber puesto sobre la mesa». Por contra, Juanma Moreno «se ha ofrecido para pactar las cuentas».