«Un monumental ninguneo al Derecho Administrativo»

El portavoz de Cs en el Ayuntamiento de Sevilla, Javier Millán, confesó tras su declaración como testigo que el «caso ERE» supuso para él una especie de revelación. «Yo me metí en la política por la indignación que tuve hace siete años, al comprobar ese ninguneo absoluto a las normas que significaban los ERE», señaló. Millán indicó que la documentación que halló cuando fue elegido junto a una serie de técnicos de la Junta para investigar los intrusos en las pólizas era «dispersa y limitada». «Aquello era increíble, no tenía ni pies ni cabeza», indicó. «El procedimiento administrativo ni se conocía ni se quiso conocer», manifestó. «No había solicitudes, nada absolutamente», «sólo había decisiones arbitrarias» y «una disposición de fondos públicos sin ton ni son», «un ejemplo de lo que jamás se debe hacer», fueron algunos de los comentarios que llevaron al magistrado presidente a señalar que «se limitara» a responder a las preguntas.

Millán describió un modus operandi que se basaba en la creación «de una especie de asociación de trabajadores» que «colaboraba con la Junta» y recibe «beneficios antes de la solicitud del ERE», señaló, citando los casos de «la Asociación de la Prensa de Cádiz» o «las Bodegas González Byass», entre otros. «Se intentaba vestir un muñeco pero estaba muy mal vestido», señaló. «Nada acredita la petición de la ayuda de la Junta por parte de la asociación de trabajadores». Millán relató «pagos cruzados» –órdenes directas del director general de Trabajo a compañías aseguradoras para destinar el dinero de una póliza a otra empresa distinta–, pólizas a nombre de «herederos de trabajadores» o «la reiteración» del «error» del caso del ex consejero Antonio Fernández –presente en la sala ayer–, incluido en el ERE de González Byass desde su nacimiento. Según Millán, no se localizó «ni un informe firmado por un funcionario de carrera» ni «por el gabinete jurídico». Aquel caos y aquella forma de conceder ayudas «era una forma de trabajar». Millán describió la documentación revisada como «un monumental ninguneo al Derecho Administrativo, ahí lo que había eran decisiones arbitrarias disponiendo de fondos públicos sin ton ni son, lo que para cualquier estudiante de Derecho Administrativo es un ejemplo de lo que jamás se puede hacer», declaró.