Argüello sale en defensa de los refugiados y pide a las instituciones más implicación

Mas de un millar de personas reclaman en Castilla y León un cambio en las políticas de asilo

Manifestantes en la concentración de León
Manifestantes en la concentración de León

Mas de un millar de personas reclaman en Castilla y León un cambio en las políticas de asilo.

«Mentalidad para poder ejercer el principio de fraternidad con quienes más lo necesitan, en la actualidad, los refugiados a causa de la guerra». Esto es lo que pidió ayer el obispo auxiliar de Valladolid, Luis Argüello, tanto a las instituciones como a la sociedad civil con motivo del Día del Refugiado.

«Hace falta una mentalización fuerte por parte de todos para entender al otro, al diferente, al distinto» para que sis problemas conciernan a quienes se desenvuelven «en una situación privilegiada», declaró el religioso.

Por esta razón, Argüello consideró en declaraciones a EFE que el drama de los refugiados se ha convertido en un «problema global» que exige, por una parte, la solución «en su origen» y, por otra, una mayor conciencia solidaria.

«No resulta fácil echar toda la culpa a las administraciones, aunque en el fondo son las que tienen que tomar deciciones, sino que a veces tenemos que reconocer cómo, a veces, nuestras sociedades son muy contradictorias», reflexionó.

La solidaridad es un sentimiento que brota sin dificultad cuando se presenta una tragedia, «pero cuesta trabajo en el momento de tomar decisiones, de asumir situaciones concretas» para apoyar a los más necesitados, insistió.

Además, ayer las principales plazas de las capitales de provincia de la Comunidad se abarrotaron con más de un millar de manifestantes solicitando la solidaridad con los refugiados y un cambio en las políticas de acogimiento y asilo.

Los manifestantes, reunidos bajo el lema «No te refugies en la resignación. Manifiéstate contra la indignidad», exigieron al Gobierno una respuesta rápida para con los refugiados.

Salamanca, Burgos, Soria, Palencia, Zamora, León y Valladolid han querido sumarse al movimiento nacional a favor de este colectivo como protesta por la «continua violación de los derechos de las personas migrantes», afirmaron representantes sindicales en la capital salmantina.

En Burgos denunciaron la «inadecuada y sangrante gestión de esta crisis humanitaria», según aseguraron desde la Plataforma «Burgos por las personas Refugiadas» y, en la capital vallisoletana, los manifestantes aclamaron al ritmo de tambores y silbatos la búsqueda de una solución urgente y real a los miles de personas que «pululan» por las fronteras de Europa en busca de un país que les abra sus puertas.

Como actividad previa a la celebración del Día del Refugiado, la Plaza Mayor de Salamanca ha acogido en los últimos días una acampada con siete tiendas y una veintena de personas que han organizado cuenta-cuentos, juegos y una ludoteca como protesta por la política de migración de la Unión Europea.