Castilla y León entre las autonomías menos castigadas durante la crisis

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

Castilla y León se sitúa como la cuarta Comunidad Autónoma menos castigada por la crisis económica, «muy cerca» del grupo de regiones que han tenido un menor impacto, como Madrid, el País Vasco y Navarra.

Así lo indicó un estudio de la Fundación de las Cajas de Ahorros (Funcas) que afirma que en los casi cinco años que van del segundo trimestre de 2008 al primero de 2013 la caída acumulada del Producto Interior Bruto (PIB) se encuentra por debajo del 4 por ciento y la pérdida de empleo en el 16 por ciento, mientras que la tasa de paro aumenta desde el 9 al 22 por ciento de la población activa. Sin embargo, el informe señala que «aun presentando mejores registros que la media española», nuestra autonomía ha sufrido una tasa migratoria interior negativa durante los años de recesión económica.

El último número de Papeles de Economía Española, editado por Funcas, analiza desde diferentes perspectivas (nivel educativo, dimensión del sector inmobiliario, movimientos migratorios, nivel de desarrollo y pobreza, entre otros) la incidencia regional de la crisis económica.

Una de las conclusiones del estudio es que la «trayectoria cíclica» de la economía castellano y leonesa es «menos volátil» que en otras comunidades y está «bien sincronizada» con el conjunto de España, informa Ical.

El trabajo de Funcas también destaca el elevado nivel de industrialización en Castilla y León, lo que unido a una buena dotación de capital humano, una menor tasa de paro estructural y una sensible apertura exterior, constituyen características estructurales que limitaron de algún modo el impacto inicial de la «gran recesión».

Una de las claves de este buen comportamiento es el escaso peso del sector de construcción y actividades inmobiliarias, en relación con otras regiones españolas. El impacto negativo de la crisis sobre el sector industrial se visualiza con un retroceso acumulado del 26 por ciento en el índice de producción industrial.

En lo que se refiere a la dotación de factores productivos, la ratio de capital por habitante en Castilla y León está por encima del total nacional, pero su productividad, en términos de PIB/capital, es más baja que la media, especialmente cuando la variable considerada es el capital no residencial.

Otra de las conclusiones de los autores del informe es que en Castilla y León, al igual que otras regiones con amplia extensión y escasa población, los efectos del capital sobre la actividad económica son mucho más bajos que en la media del país. De ahí la recomendación de poner el «énfasis» en un mejor aprovechamiento de los recursos disponibles a partir del desarrollo de nuevas actividades productivas.

Buenas noticias

Por otra parte, el Boletín de Coyuntura Económica de Cajaviva Caja Rural muestra que las previsiones para el economía castellano y leonesa para los próximos meses apuntan al final de la fase de recesión, albergando alguna esperanza de que aparezcan síntomas de mejora.

En lo que se refiere al empleo, el documento subraya que a pesar de presentarse un escenario favorable, no cabe esperar ninguna mejora significativa en las tasas de ocupación, por lo que el paro se mantendrá en niveles elevados. Sobre la inflación, señala que el mantenimiento de precios de petróleo por encima de los 100 dolares puede provocar que el crecimiento del IPC encuentre alguna resistencia.