César Rico defiende que se reabra la central nuclear de Garoña siempre que sea segura

El presidente de la Diputación de Burgos, César Rico, comparece junto al diputado  Borja Suárez ante la prensa, para hacer balance de la actividad de la institución durante el pasado año
El presidente de la Diputación de Burgos, César Rico, comparece junto al diputado Borja Suárez ante la prensa, para hacer balance de la actividad de la institución durante el pasado año

El presidente de la Diputación de Burgos, el popular César Rico, es partidario de que la central nuclear de Santa María de Garoña vuelva a funcionar, pero siempre y cuando sea segura y el Consejo de Seguridad Nuclear emita un dictamen favorable al respecto.

Rico asegura que tiene dudas acerca de la posibilidad de que el Gobierno en funciones pueda aún autorizar la prórroga solicitada por la empresa Nuclenor, participada por Endesa e Iberdrola y propietaria de la planta nuclear, e insiste en que la reapertura de la planta nuclear burgalesa «sería bueno para la provincia, para España y para el entorno de la central». «España es deficitaria en su mix energético y de la central de Garoña dependen más de un millar de puestos de trabajo entre directos e indirectos», apuntaba ayer el presidente de la Diputación de Burgos, para quien la decisión de cerrarla que tomara el expresidente socialista, José Luis Rodríguez Zapatero, fue algo que no tuvo sentido. César Rico destacaba el impacto económico para la zona, que ha supuesto su cierre, así como el apoyo que la empresa propietaria presta a asociaciones, proyectos sociales y ayuntamientos de su entorno.