Convocan más de 400 plazas para trabajo de voluntariado dentro y fuera de España

El programa, dirigido a jóvenes de 18 a 30 años, facilita el acceso laboral y dinamiza los pueblos

Eduardo Carazo durante la visita que hizo el pasado año al campo de trabajo de Atapuerca, en Burgos
Eduardo Carazo durante la visita que hizo el pasado año al campo de trabajo de Atapuerca, en Burgos

El programa, dirigido a jóvenes de 18 a 30 años, facilita el acceso laboral y dinamiza los pueblos.

Más de 400 jóvenes de entre 18 y 30 años de toda España e incluso del extranjero -de países con los que esta Comunidad mantiene acuerdos de intercambio-, tendrán la posibilidad de hacer trabajo de voluntariado durante este verano en alguno de los once campos que la Consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades pone a disposición en Castilla y León.

De hecho, de las 431 plazas que se ofertan en total, 242 son para jóvenes de la Comunidad y, el resto, se reparten entre jóvenes de otras regiones de España (145) y del resto del mundo (48), según confirma a LA RAZÓN Eduardo Carazo, director general de Juventud.

«Se trata de un programa que crece año tras año, tanto en número de participantes como de espacios, y que tiene numerosos aspectos positivos: como la solidaridad y el compromiso social que adquieren los jóvenes al dedicar parte de su verano a ayudar a la comunidad, pero también porque su presencia en estos campos de trabajo ayuda a dinamizar el medio rural», señala.

Y es que la mayoría de los que se lanzan a esta experiencia tienen entre 18 y 24 años, todos ellos estudiantes de profesiones variadas, como futuros médicos hasta abogados o docentes, según explica el director general de Juventud. Además, afirma que muchos repiten «porque son trabajos bonitos relacionados con excavaciones, el medio ambiente o la animación cultural con menores», y llama la atención de la cada vez mayor presencia de chicas en estos campos, que supone una experiencia importante para el desarrollo vital del joven pero también y sobre todo para su futuro laboral.

Trabajo en equipo

Al respecto, asegura que las empresas valoran cada vez más este compromiso social y desinteresado por la comunidad a la hora de contratar. «Aprenden a trabajar en equipo y a ser responsables, pero también a comunicar mejor y a mostrar todo tipo de habilidades sociales», apunta.

Los interesados en adentrarse en este interesante y comprometido mundo del voluntariado así como en adquirir nuevos conocimientos en materia medioambiental, arqueológica o social, tienen de plazo hasta este próximo viernes para apuntarse en cualquiera de las Secciones de Juventud del departamento que dirige Alicia García existentes en cada provincia.

Los campos se desarrollarán durante los meses de julio y agosto y en turnos de quince días. Este año, como novedad, habrá tres campos internacionales,, el de Monleras, en Salamanca; Villablino, en León; y Almanza, en Soria, que son los que podrán recibir a jóvenes de todo el mundo.

En materia medioambiental , los jóvenes interesados podrán llevar a cabo su labor de voluntariado en los campos de trabajo de «El territorio en juego», un proyecto de bioconstrucción para una vida sostenible, que se desarrollará en la localidad salmantina de Monleras; en «Almanza 2017: ríos para vivirlos», en el municipio leonés de Almanza; y en «Sistemas de canalización del agua y vías verdes», previsto en Villalón de Campos, de la provincia de Valladolid.

En lo que respecta a la arqueología, se ponen a disposición los proyectos «Excavando la ciudad. En busca de Intercatia», en el municipio palentino de Paredes de Nava; «Investigación Arqueológica en el yacimiento El Palacio de los Ahumada», en el pueblo de Gotarrendura, en Ávila; «Arqueología en Montebernorio/Huerta Varona», en Aguilar de Campoo, en plena Montaña Palentina; y «Laciana 2017, recuperación del patrimonio histórico-arqueológico», en el municipio minero leonés de Villablino.

También les hay de carácter histórico y monumental, como «El paso del Camino de Santiago por Simancas», en la localidad vallisoletana del mismo nombre; «La Numancia celtibérica», en el municipio soriano de Numancia-Garray. E incluso de animación social y cultural como «Animando vidriales: un proyecto de dinamización con niños y mayores», en el pueblo zamorano de Santibáñez de Vidriales, Zamora.