Fernández Mañueco y el sector agrario dan más pasos para mejorar la sanidad ganadera

El presidente de Castilla y León mantiene un encuentro con representantes de distintas organizaciones

El presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, y el consejero Jesús Julio Carnero, se reúnen con los responsables de las organizaciones profesionales agrarias y de asociaciones ganaderas de la Comunidad
El presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, y el consejero Jesús Julio Carnero, se reúnen con los responsables de las organizaciones profesionales agrarias y de asociaciones ganaderas de la Comunidad

Avanzar en las medidas oportunas y correctas para contar con una buena sanidad ganadera en Castilla y León. Y, para ello, se creará un grupo de trabajo entre la Junta y organizaciones agrarias, como se decidió ayer tras un encuentro mantenido por el presidente de la Comunidad, Alfonso Fernández Mañueco, y el consejero de Agricultura y Ganadería, Jesús Julio Carnero, con representantes de las opas.

En posterior rueda de prensa, Carnero afirmaba con rotundidad que «Castilla y León puede presumir de sanidad vacuna», debido a que la evolución de los datos de la Comunidad es netamente positiva, empujado por un importante censo, su diversidad productiva, tipo de explotaciones y sistemas de aprovechamiento.

De esta manera, el consejero indicó que en tuberculosis bovina se ha pasado prácticamente en diez años de tener pruebas positivas a la enfermedad en el 4,16 por cientos de las explotaciones a tener sólo el 1,43 por ciento. Además, Burgos, León, Palencia, Segovia, Valladolid y Zamora se encuentran ya con prevalencias inferiores al 1 por ciento, en concreto entre el 0,2 y el 0,5 por ciento. Solamente Ávila, Salamanca y Soria tienen una situación entre el 1,8 y el 2,5 por ciento. En este sentido, Carnero destacó que se va a trabajar en estas tres últimas provincias, en las que estos niveles no están permitiendo la libre circulación a los cebaderos.

Algunos de los representantes de las opas han pedido que se puedan efectuar un segundo análisis a los animales, aunque Carnero echó por tierra esta petición al señalar que la Junta está atada de pies y mano por las normativas que rigen en la actualidad en Europa.

Este estatus sanitario, fruto del trabajo de los ganaderos y de los servicios veterinarios oficiales supone que el 98,6 por ciento de las explotaciones de vacuno de la Comunidad dan negativo en tuberculosis y por lo tanto puedan mover libremente sus animales a cebaderos dentro y fuera de la comunidad y exportar, no sólo en el entorno europeo, sino también a países fuera de la UE. Además la tuberculosis se está trabajando para que en toda Castilla y León quede libre de la enfermedad de la brucelosis bovina. Desde enero de 2017 se han declarado libres las provincias de Burgos, Soria y Valladolid y a ellas se unión Zamora y en la actualidad se está tramitando la declaración de la provincia de León, mientras que próximamente se tramitarán Salamanca y Segovia.