Fernando Rey da la cara por el servicio público de comedor escolar

El consejero destaca su importancia para cubrir carencias familiares, económicas y socioculturales, en su visita a un colegio de Sahagún.

Fernando Rey visita la cocina del colegio de Sahagún junto a Sheila Fernández y Lisandro de la Viuda, entre otros.
Fernando Rey visita la cocina del colegio de Sahagún junto a Sheila Fernández y Lisandro de la Viuda, entre otros.

El consejero destaca su importancia para cubrir carencias familiares, económicas y socioculturales, en su visita a un colegio de Sahagún

El consejero de Educación, Fernando Rey, defiende el servicio público de comedor escolar que se ofrece en Castilla y León desde hace casi diez años, y que en estos momentos atiende a más de 33.000 alumnos cada día en los 505 comedores existentes a lo largo y ancho de la Comunidad. «Cubre carencias familiares, económicas y socioculturales, además de que la alimentación ha ido mejorando con los años», destacaba Rey.

El consejero se expresaba de esta forma durante la visita que realizaba al Colegio «Fray Bernardino de la localidad leonesa de Sahagún, que ha unificado en un solo centro escolar las unidades de Infantil y Primaria que antes estaban en edificios separados.

El nuevo espacio resultante, en el que se han mejorado los accesos, los patios y los accesos, cuenta ahora también con una cocina y un comedor que utilizan a diario un total de setenta escolares. Trabajos en los que se han invertido 120.000 euros en colaboración entre la Junta de Castilla y León y el Ayuntamiento de Sahagún.

Cumplir un sueño

Rey agradecía el trabajo llevado a cabo tanto por el alcalde de Sahagún, Lisandro de la Viuda, como por los representantes del PSOE y UPL que impulsaron también estas obras en una escuela «que funciona muy bien», decía.

El consejero recorría el centro en compañía del primer edil del municipio, pero también de la directora del colegio, Sheila Fernández, quien mostraba su satisfacción por ver cumplido un «viejo» proyecto, «que hará de este colegio un lugar de aprendizaje y crecimiento en el que los niños podrán hacer realidad sus sueños».

El alcalde de Sahagún, por su parte, lamentaba la pérdida demográfica sufrida en el municipio, con un centro con una capacidad para 700 personas que ahora mismo cuenta con algo más de 200 niños. «Es triste», decía De la Viuda, si bien, agradecía la aportación de la Junta «por atender las sensibilidades del Ayuntamiento ante la imposibilidad de sostener los dos centros».

Las obras han consistido en la demolición de la tabiquería para disponer de una sala diáfana, así como en el acondicionamiento de la cocina y comedor, el desplazamiento de la caldera hasta un nuevo cuarto, la redistribución de espacios, reforma de los baños de la planta baja y mejora de los accesos con la incorporación de rampas accesibles.