Intenso programa de actividades en honor de la patrona de España y de la Infantería

El Ejército organiza en Valladolid diversos actos militares, celebraciones religiosas y una exposición sobre la bandera

El comandante militar de Valladolid y Palencia, general José Rivas, jefe de la IV Subinspección del Ejército, inaugura la exposición sobre la bandera que puede verse en el Palacio Real. Junto a él, el jefe del Estado Mayor de la Defensa, Alejandro Martínez
El comandante militar de Valladolid y Palencia, general José Rivas, jefe de la IV Subinspección del Ejército, inaugura la exposición sobre la bandera que puede verse en el Palacio Real. Junto a él, el jefe del Estado Mayor de la Defensa, Alejandro Martínez

Actos militares, celebraciones religiosas y una exposición con la bandera como protagonista, se suceden esta semana en la capital vallisoletana, con motivo de la festividad de la Inmaculada Concepción, patrona de nuestro país, pero también de la Infantería española. Todo se remonta al conocido como «milagro de la batalla de Empel», acaecido en Flandes en 1585, durante la Guerra de los Ochenta Años, cuando los tercios españoles, con todo en contra, lograron una heroica victoria ante los flamencos, tras encontrar enterrada una tabla con una imagen de la Purísima.

Así, por un lado, la Iglesia de San Felipe Neri en Valladolid acoge mañana, el miércoles y el jueves un triduo en honor a la patrona de Infantería a partir de las 19,30 horas. Pero el acto central se llevará a cabo el sábado con la Santa Misa en la capilla del Palacio Real, así como con el posterior acto militar, que incluirá reconocimientos a personal civil y militar por su compromiso labor, además del recuerdo a los caídos, y un acto social en la Galería Superior del Patio de Armas para finalizar la jornada.

Asimismo, hasta el viernes, todo aquél que lo desee puede acercarse al Palacio Real de Valladolid para disfrutar de una exposición sobre la historia de la bandera de España con motivo de su 175 aniversario de la actual bandera nacional. Conocida como la «rojigualda», nacía bajo el reinado de Carlos III un 28 de mayo de 1785 pero no era impuesta como enseña nacional hasta 1843 con Isabel II como Reina.

Más de sesenta banderas, guiones, estandartes, escudos y miniaturas pueden verse en esta sugerente muestra, que está teniendo una gran acogida desde su puesta en marcha hace dos semanas, y que incluye también un audiovisual que desvela el origen de nuestra bandera, desde la antigüedad hasta nuestros días. La entrada es gratuita y que el horario es de lunes a domingo de 12 a 14 y de 18 a 20 horas.

«Queremos celebrar como se merece la festividad de la patrona de Infantería, y poner en valor la importancia que tiene para los soldados rememorar, en este caso mediante el milagro de Empel, las hazañas de nuestros tercios, y comprobar la grandeza de España a través de su sacrificio, el orgullo y la raza de ser español», asegura a LA RAZÓN José Rivas Moriana, General Jefe de la IV Subinspección del Ejército.

Siempre preparados

Y es que para el también Comandante militar de Valladolid y Palencia, la Inmaculada Concepción significa igualmente la «necesidad interior» que tiene el soldado de contar con una «cierta espiritualidad» que le haga estar siempre preparado y comprometido con el sacrificio que supone servir a España y estar a la altura. «Necesitamos de estos valores y reflexionar sobre ellos para poder ser capaces de entregarnos con esa generosidad que se nos pide en cumplimiento de nuestro deber para con los españoles», señala el general Rivas, quien asegura también a este periódico, «que no hay mayor orgullo que echarse encima esta responsabilidad y sobreponerse a cualquier dificultad o incidencia en situaciones de crisis, porque lo que defendemos es muy grande».