Herrera llevará a la Conferencia de Presidentes la voz de miles de municipios

Además de pedir más financiación autonómica y local, el presidente defenderá una estrategia contra la despoblación

Herrera durante su encuentro con Ángel Hernández (CC OO), Faustino Temprano (UGT) y Santiago Aparicio (Cecale) donde también estuvieron presentes el vicepresidente José Antonio de Santiago Juárez y el consejero de Empleo, Carlos Fernández Carriedo

Jornada intensa la vivida en la jornada de ayer por el presidente de la Junta, Juan Vicente Herrera, que mantuvo densos encuentros con distintos colectivos de la Comunidad con un fin primordial: llevar una posición común a la Conferencia de Presidentes de la próxima semana.

Jornada intensa la vivida en la jornada de ayer por el presidente de la Junta, Juan Vicente Herrera, que mantuvo densos encuentros con distintos colectivos de la Comunidad con un fin primordial: llevar una posición común a la Conferencia de Presidentes que se celebrará la próxima semana en la capital madrileña. El primero de estos encuentros y, con la presencia del vicepresidente y consejero de Presidencia, José Antonio de Santiago-Juárez, lo mantenía con el presidente de la Federación Regional de Municipios y Provincias, Alfonso Polanco, donde Herrera recogió el guante de no escatimar esfuerzos para «garantizar la prestación de los servicios públicos esenciales».

Herrera reivindicará la «voz de los municipios» y, además de pedir una reforma de la financiación autonómica también solicitará una revisión de la local y, a poder ser, que se negocien en paralelo. «Necesitamos más recursos», señalaba Polanco en la rueda de prensa posterior a la reunión donde también apostó por que se revise el techo de gasto y que «no se estrangule» a aquellos municipios que «han hecho un tremendo esfuerzo al pasar del déficit al superávit» para desarrollar nuevos proyectos que beneficien a sus vecinos con esos recursos.

Polanco también exigió que se estudien las competencias que afrontan en el día a día los ayuntamientos y que, para ello, dispongan de los fondos necesarios para desarrollarlos. Algo que no ocurre en la actualidad y que supone «un desequilibrio importante que ya no se puede posponer más» y, por ello, apostó por hacer administraciones y ciudades más modernas para retener el talento, fomentar la creación de empleo, algo que ayude a frenar la despoblación.

En este sentido, recibió el apoyo de De Santiago-Juárez, quien recordó que la Ley de Haciendas locales lleva «sin tocarse» desde que se fundó» y que es «algo vital» para la prestación de servicios.

Minutos después, Herrera proseguía con su ronda de contactos, esta vez con los sindicatos y la patronal económica Cecale, en un encuentro en el que estuvieron presentes sus máximos representantes, Ángel Hernández (CC OO), Faustino Temprano (UGT), Santiago Aparicio (Cecale), así como el consejero de Empleo, Carlos Fernández Carriedo, y nuevamente el vicepresidente, José Antonio de Santiago-Juárez.

Herrera recogió cuestiones vitales demandadas por ambos colectivos como un gran pacto industrial que se desarrolle en todo el territorio nacional o una estrategia global de lucha contra el declive demográfico. No faltará la defensa del carbón así como nuevos y más fondos para Castilla y León dentro de la Política Agraria Común, además de exigir la finalización de dos de las infraestructuras que llevan más retraso en la Comunidad, como son la Autovía del Duero y la que une León con Valladolid.

También se puso sobre la mesa la necesidad de nuevos recursos para la financiación autonómica que permita mantener los servicios sociales de manera permanente. En este sentido, Ángel Hernández señaló que el principal problema se encuentra en los ingresos y, por ello, apostó por una nueva reforma fiscal, y que una agencia de calidad mida de manera creíble los costes del sistema para que sea igualitario para todos. Temprano, por su parte, reclamó que el futuro sistema también tenga en cuenta la superficie y el envejecimiento mientras que Santiago Aparicio apostó, entre otras razones, por copagos farmacéuticos y hospitalarios «justos y razonables».