La Ciudad Imaginada de Valladolid propone crear floristerías y bibliotecas en los quioscos vacíos

Otra de las propuestas es la de recuperar el patrimonio ferroviario de la ciudad

Participantes en la segunda edición de la Ciudad Imaginada de Valladolid
Participantes en la segunda edición de la Ciudad Imaginada de Valladolid

La segunda edición de La Ciudad Imaginada en Valladolid concluyó con la presentación de cinco proyectos colaborativos que apuestan por la participación ciudadana para mejorar la calidad de vida de la capital. Entre ellos, convertir los quioscos vacíos en floristerías, bibliotecas, espacios para exposiciones, puntos de distribución local o tiendas de segunda mano que potencien la economía circular. Además, los grupos de trabajo apuestan también por recuperar el patrimonio ferroviario, mejorar la Educación en los Pajarillos y por la biodiversidad.