La Diputación de Palencia se emplea a fondo para consolidar empresas en los pueblos

«Queremos un tejido empresarial fuerte basado en proyectos viables», asegura a LA RAZÓN Ángeles Armisén

Ángeles Armisén informa de las ayudas en compañía de su vicepresidente y diputado económico, Luis Calderón
Ángeles Armisén informa de las ayudas en compañía de su vicepresidente y diputado económico, Luis Calderón

«Queremos un tejido empresarial fuerte basado en proyectos viables», asegura a LA RAZÓN Ángeles Armisén.

Crear empresas en los pueblos para dinamizar la economía y fijar población en el medio rural. Y consolidar los puestos de trabajo y la actividad empresarial, por medio de la inversión asociada al mantenimiento de empleos estables y a la recuperación de puestos de trabajo perdidos derivados de procesos concursales o de una situación de crisis en la empresa.

Estos son los principales objetivos de legislatura para la Diputación de Palencia y, para ello, la presidenta de la institución provincial, Ángeles Armisén, presentaba ayer una nueva convocatoria de ayudas para tal fin. Convocatoria que cuenta con una asignación presupuestaria de 1,22 millones de euros.

«Queremos un tejido empresarial fuerte y basado en proyectos viables», señala a este periódico Armisén, quien se ha marcado como desafío que Palencia «sea una provincia con futuro que mantenga y cree puestos de trabajo y hacer frente a la despoblación».

Se hará hincapié en la conciliación y mantenimiento de los puestos de trabajo afectados por la crisis así como sobre actuaciones que contribuyan a mejorar la accesibilidad en el sector turístico.

La igualdad de género tiene también su cuota de protagonismo en estas ayudas, ya que se busca fomentar el empleo de mujeres como autónomas o contratadas por cuenta ajena o premiar la labor de la empresa comprometida con la igualdad, valorándose la adopción de medidas de conciliación de la vida laboral y familiar. También se premiará a las empresas que promuevan la contratación de colectivos con dificultades de inclusión laboral como son los jóvenes inscritos en el sistema de garantía juvenil y mayores de 55 años.

La primera de las tres líneas de ayuda se dirige a la creación de nuevas empresas y proyectos de inversión vinculados al inicio de la actividad empresarial, por medio de un presupuesto de 600.000 euros. Recoge una financiación a fondo perdido de hasta un 35 por ciento de la inversión subvencionable y un 5 por ciento adicional para empresas creadas por mujeres, empresas que contraten a mujeres y empresas que fomenten la conciliación de la vida laboral y familiar hasta un máximo de 40.000 euros.

La segunda se centra en la consolidación de empresas ya existentes y cuenta con un crédito de 600.000 euros para proyectos de inversión vinculados a la consolidación de las empresas ya existentes para la mejora o ampliación de la actividad. La financiación será a fondo perdido hasta un 20 por ciento para las medianas empresas y un 30 por ciento para las pequeñas y micro empresas hasta un límite de 40.000 euros.

La tercera y última es para el alquiler de espacios para iniciativas empresariales y está dotada con una asignación de 24.000 euros. La financiación a fondo perdido será de un 75 por ciento del coste del alquiler los seis primeros meses de 2017, con un límite de 3.000 euros.