La Junta demuestra ante las Cortes la fortaleza y solvencia de la Comunidad

Del Olmo argumenta que la fiabilidad de la Comunidad atrae a los inversores

La comparecencia, a petición propia, de la consejera de Hacienda, Pilar del Olmo, ante la Comisión respectiva de las Cortes de Castilla y León, esta semana ha servido para poner a las claras eso que tantas veces reitera el Gobierno autonómico: aquí sí se hacen los deberes. Lo puso de manifiesto la responsable las finanzas del Gobierno autonómico, quien destacó que el no haber recurrido al Fondo de Liquidez Autonómica (FLA) durante 2012 ha hecho de la Comunidad y su institución principal, un punto atractivo para los inversores. Así, Castilla y León colocó su endeudamiento, a partir de mucho trabajo -reconoció Del Olmo-, pero lo pudo situar en un tipo medio del 5,1 por ciento, por un periodo de tiempo de 5,6 años, durante el 2012. Con esas condiciones, muy positivas si miramos alrededor, se lograron 1.097,9 millones de euros para necesidades ordinarias de financiación. A esa cantidad, cabe sumar la referida a fondos de apoyo a empresas y emprendedores, por 287,9 millones de euros, y los 1.052,7 millones de euros que necesitó Castilla y León en el marco del Mecanismo Extraordinario de Financiación, para saldar deudas con los proveedores.

Mantener el nivel

Pilar del Olmo subrayó que el no haber recurrido a ese 'rescate' propiciado por el Gobierno de Mariano Rajoy, ha permitido que las agencias de calificación no hayan rebajado niveles crediticios a Castilla y León y su situación sea vista como más positiva que, en general, el resto de autonomías.

La consejera de Hacienda incidió en que «la adecuada selección de las operaciones formuladas en 2012 han suavizado el impacto del incremento del coste de endeudamiento», lo que ha servido para que Castilla y León se encuentre en el grupo de regiones más atractivas para los mercados, como puso de manifiesto el Royal Bank of Scotland.

En este contexto, la consejera destacó tres aspectos diferenciales para que Castilla y León sí atraiga a los inversores: el alto nivel de solvencia, con niveles de déficit reiteradamente inferiores a los de la media de las comunidades; una situación saneada de las cuentas -es la quinta menos endeudada en términos del Producto Interior Bruto- y con un mejor comportamiento económico global, lo que determina una evolución más amortiguada y estable. Así las cosas, Pilar del Olmo sentenció que las intenciones de su departamento son «continuar con una política de endeudamiento similar; prudente, desde luego, pero necesariamente proactiva», aunque siempre acorde al nuevo límite máximo de endeudamiento fijado por el Estado, que se sitúa en el 13 por ciento del PIB regional, según se acordó en el Consejo de Política Fiscal y Financiera del 31 de julio del pasado año.

Las necesidades financieras para 2013 se han cifrado en 864,97 millones de euros, además del importe previsto de nuevo para apoyar financieramente la actividad productiva, con 257,8 millones de euros. Hasta la fecha, recordó la consejera, se han formalizado dos emisiones de deuda, por un total de 550 millones de euros, con un vencimiento a cinco y seis años, y un tipo de interés nominal fijo anual del 6,27 por ciento y del 6,5 por ciento.

Con estas dos colocaciones, se ha conseguido garantizar, apenas iniciado el año, el 63,5 por ciento de nuestras necesidades de endeudamiento en todo el ejercicio, «lo que despeja, en buena medida, la incertidumbre en torno a esta trascendental cuestión y eliminará cualquier posible duda respecto a la capacidad de la Administración regional de pago a proveedores y beneficiarios de subvenciones», apuntó Pilar del Olmo, en su comparecencia ante la Comisión de Hacienda.