«Los empresarios tienen que ver que los jóvenes no son sólo futuro sino también presente»

El arandino Roberto Carlos López seguirá los dos próximos años al frente del Consejo de la Juventud de Castilla y León
El arandino Roberto Carlos López seguirá los dos próximos años al frente del Consejo de la Juventud de Castilla y León

Más de la mitad de los jóvenes de nuestra Comunidad en disposición de trabajar no pueden hacerlo en estos momentos. Bien porque han perdido su empleo por la crisis o porque no ha tenido aún una oportunidad laboral. Unos datos escalofriantes extrapolables al resto de España, que ponen de manifiesto la magnitud de un problema que puede -si no lo ha conseguido ya- «que nuestro país pierda a la generación de jóvenes más cualificados de su historia», advierte a LA RAZÓN el recién elegido presidente del Consejo de la Juventud de Castilla y León, Roberto Carlos López.

Desde este órgano llevan muchos años trabajando para combatir este problema social y económico que está impidiendo que nuestros jóvenes sigan viviendo con sus padres hasta más de los treinta años, lo que afecta también a la natalidad y al paulatino envejecimiento de la sociedad que parece no tener fin.

El pasado 14 de diciembre la Asamblea del Consejo de la Juventud de esta Comunidad reelegía a este joven arandino de 27 años que vive en Valladolid y trabaja en Palencia -en la nueva sede cedida por la Consejería de Familia que tiene allí el Consejo- para que lleve las riendas de la organización juvenil los dos próximos años. Sus retos: muchos y nada utópicos. Como mejorar la visibilidad del Consejo en la sociedad «como verdadera escuela democrática» y lograr, a través de encuentros y actividades, que cada vez más jóvenes conozcan lo que allí se puede hacer por su futuro mejorando las habilidades sociales de cada uno, fomentando el trabajo en equipo y que aprendan a perder el miedo a hablar en público. Al respecto, López afirma que los jóvenes que participan en asociaciones tienen un 52 por ciento más de posibilidades de acceder al mercado laboral. «Las asociaciones son una verdadera escuela de participación democrática donde los jóvenes forjan una serie de habilidades que les puede venir muy bien para su futuro laboral», destaca. También se ha marcado como desafío en los dos próximos años tener un mayor peso e implicación en las políticas relacionadas con la Sanidad, la Educación o el Empleo. Pero, sobre todo, dar respuesta al problema del empleo. ¿Cómo? Para el presidente del Consejo de la Juventud, los empresarios tienen mucho qué decir. «Son los que generan empleo y tienen pensar que los jóvenes no sólo son el futuro sino también el presente», señala, mientras explica que nueve de cada diez jóvenes de esta Comunidad están preparados para desarrollar un trabajo cualificado, y lamenta que la falta de oportunidades está obligando a que estos jóvenes cualificados tengan que marcharse fuera de España a labrarse una vida. «Pero lo peor de todo -prosigue- es que luego no regresan». Rechaza asimismo los 'minijobs' porque avisa que se usarán para aumentar más la temporalidad y precariedad de los contratos juveniles. «Y es que ya sólo nos falta tener que pagar para acceder al mercado laboral», ironiza. Si bien, López ha apostado fuerte por la denominada 'garantía juvenil', que ya funciona con éxito en países como Suecia, Dinamarca y Finlandia, «donde el desempleo juvenil es muy bajo y el tiempo que transcurre entre que un joven acaba sus estudios y empieza a trabajar es mucho menor que en España», o en la zona de La Toscana italiana, donde existe un proyecto piloto con menos dinero y que está funcionando también. ¿Y en qué consiste? Pues, básicamente, en que ningún joven en edad laboral pase más de cuatro meses sin recibir una formación práctica en una empresa o bien una beca para seguir mejorando su preparación intelectual o bien una oferta de empleo. Esta 'garantía juvenil' está avalada por la UE y España manejará 1.800 millones de euros de los 6.000 que se repartirán entre todos los países de la UE para programas y proyectos juveniles. «El paro no juvenil no acabará con esta medida y quién diga lo contrario mentiría, pero sí que dará más oportunidades laborales y de futuro a los jóvenes», destaca el presidente del Consejo de la Juventud, convencido de que hay que hacer cosas nuevas distintas porque la situación ha cambiado y no se pueden seguir haciendo las mismas políticas que hace diez años. Tal es su compromiso con este tema que en Castilla y León se ha llevado a cabo este año una experiencia piloto con perceptores de la Renta Garantizada de Ciudadanía que ha logrado formar a 308 jóvenes de toda la Comunidad durante el pasado mes de noviembre. Y lo han hecho mediante cuatro cursos de 15 horas de duración cada uno, en los que los alumnos han aprendido habilidades sociales, aspectos sobre cómo mejorar su empleabilidad, nuevas tecnologías, y nociones para que puedan montar su propia empresa.