Los funcionarios cobrarán antes de fin de año la mitad de la extra de 2012

Junta y sindicatos pactan además que los empleados públicos recuperen «derechos perdidos por la crisis»

De Santiago Juárez con los firmantes del convenio que beneficiará a miles de empleados públicos
De Santiago Juárez con los firmantes del convenio que beneficiará a miles de empleados públicos

Junta y sindicatos escenificaron, a través de una firma, el convenio por el que los empleados públicos de la Comunidad recuperarán la paga extra correspondiente a diciembre de 2012, además de los derechos perdidos por la crisis económica. De esta manera, antes de que finalice el año, a los funcionarios se les devolverá el 50 por ciento de dicha nómina-que supone unos 100 millones de euros para las arcas del Ejecutivo autonómico-, mientras que el resto lo percibirán en la primavera de 2016.

Nuevas demandas

A todo ello, se amplía un nuevo día de libranza para asuntos particulares; se recuperan todos los días adicionales de vacaciones por antigüedad de 2015. También se trabajará para reclamar de manera inmediata, y de manera conjunta, al Gobierno de la Nación que se constituya a partir del 20 de diciembre, la recuperación de la jornada de 35 horas, el pago del 100 por cien de las retribuciones de los empleados públicos durante las bajas laborales o la retirada de las medidas de racionalización del gasto público en el ámbito educativo.

«Esto no es humo», recalcaba el consejero de Presidencia, José Antonio de Santiago-Juárez, quien recalcaba la importancia de este acuerdo con el objeto de «remar en la misma dirección por el bien de los empleados».

Tras la firma de este convenio, los sindicatos se mostraban satisfechos. Para Carlos Hernando, de CSI.F, este acuerdo significa que «hemos sido capaces de ponernos de acuerdo y sirve para recuperar los derechos perdidos de miles de funcionarios públicos de Castilla y León. Para Carmen Ámez (UGT), la firma es «buena e idónea», por que además de acotar tiempos para recuperar la paga extra, se establecen acuerdos para toda la legislatura y se abren temas como la negociación del Estatuto Público. «No es un brindis al sol», aseveraba. Por último, Carlos Julio López Inclán (CC OO), resaltaba que significa «un punto de inflexión» a la vez que «se abren expectativas para recuperar mejoras en los puestos de trabajo», algunas de esas reivindicaciones «viejas de edad»