Actualidad

Los sindicatos colombianos se interesan por el exitoso modelo de paz social de Castilla y León

“Es un referente mundial y un espejo en el que mirarse”, asegura Mauricio Castro, secretario general de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT) de este país durante una visita institucional en las Cortes

Pese a los últimos encontronazos políticos entre PP y Ciudadanos con el PSOE a costa de la financiación autonómica, con acusaciones mutuas de ruptura del consenso alcanzado en la pasada legislatura sobre este asunto, la paz social que se vive y se respira en nuestra Comunidad es una de las señas de identidad de Castilla y León y un modelo por el que se están interesando en todo el mundo.

Publicidad

Los últimos que han mostrado admiración por nuestro Diálogo Social han sido los colombianos. Una delegación de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT) de la región colombiana de Boyaca visitaban ayer las Cortes autonómicas y conocían de primer mano los entresijos del éxito de esta paz sindical, gubernamental y empresarial, durante una jornada organizada por CCOO y UGT en el marco de la Comisión de Difusión e Internacionalización del Diálogo Social.

«Es un referente mundial y un espejo en el que mirarse», aseguraba Mauricio Castro, secretario general de la CUT, quien insistía en que se trata de un modelo «que es un ejemplo de democracia participativa». «En nuestro país -insistía- no existe voluntad política por el Gobierno en este marco laboral».

Al respecto, Ángel Hernández, ex secretario general de CCOO en Castilla y León, que junto a Evelio Angulo, vicesecretario de la UGT, y el presidente del Parlamento regional, Luis Fuentes, recibían a esta delegación sindical, apuntaba que la realidad económica, social y laboral de Colombia «nada tiene que ver con España». En este sentido, recordaba que mientras en nuestro país hay libertad sindical y su ejercicio no representa peligro alguno para la vida de las personas, en el país de la América Hispana los representantes sindicales «están constantemente amenazados». De hecho, Hernández señalaba que cada año son asesinados en Colombia alrededor de doscientos dirigentes sindicales.

Publicidad

Visita a Cali y Boyaca

«El Diálogo Social no está exento de dificultades, pero en Colombia éste brilla por su ausencia», insistía, por su parte, el «ugetista» avanzaba que en noviembre serán ellos los que viajen a Cali y Boyaca, con el objetivo de establecer un protocolo de arranque de este nuestro modelo de paz social.

Publicidad

Tanto Hernández como Angulo aprovechaban este encuentro para pedir también a los empresarios colombianos que sean protagonistas para que su país ejerza el estado de derecho y se defienda la libertad sindical.

Un proceso lento y repleto de dificultades

Mauricio Castro, secretario general de la CUT, reconocía que implantar en su país el modelo de Diálogo Social de Castilla y León no será fácil, sino más bien un proceso lento y repleto de dificultades. El dirigente aseguraba que las relaciones de las centrales sindicales con los empresarios y el Gobierno no existen «porque no hay voluntad política», decía. Si bien, se mostraba optimista de cara al futuro y destacaba la importancia de empezar a dar pasos para lograrlo.