Los trabajadores de Tragsa anuncian que irán a la huelga el próximo 26 de enero

El presidente autonómico de CSI-F, Carlos Hernando, junto con el delegado sindical de CSI-F Castilla y León en Tragsa, Arturo Peñín visitan a los trabajadores de la compañía
El presidente autonómico de CSI-F, Carlos Hernando, junto con el delegado sindical de CSI-F Castilla y León en Tragsa, Arturo Peñín visitan a los trabajadores de la compañía

Los trabajadores de Tragsa continuarán con las movilizaciones e irán a la huelga el próximo 26 de enero en la capital madirleña- Así lo aseguró el delegado sindical de CSI-F Castilla y León en esta empresa públic, Arturo Peñín, en una comparecencia con motivo del encuentro con el presidente autonómico de este sindicato, Carlos Hernando.

Asimismo, denunció que el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) en la empresa pública coincide con el anuncio de que la compañía cierre el ejercicio de 2015 con beneficios. Unas cuentas económicas provisionales que son positivas tanto en el ámbito nacional, como autonómico. Precisamente, el comité de empresa de Tragsa había denunciado en varias ocasiones que la dirección incumplía la ley de transparencia al mantener su negativa a facilitar a los trabajadores cualquier tipo de información sobre la situación económica de la compañía.

CSI-F denuncia que los 59 despidos de trabajadores fijos de Tragsa, efectivos hasta ahora, se convertirán en contratos temporales que incrementarán el porcentaje de eventuales de la plantilla, que ahora está en el 40 por ciento. El sindicato prevé que lo mismo pasará con los demás despidos que se produzcan, por lo que la tasa de temporales seguirá en aumento.

Por su parte, Carlos Hernando manifestó, en declaraciones recogidas por la Agencia Ical, el «acoso total, con alevosía, premeditación y nocturnidad» que sufren los trabajadores de Tragsa, que ha planteado un ERE con 1.300 despidos, de los que 180 corresponden a la Comunidad. De momento, la empresa pública ya ha ejecutado 59 de una plantilla de unos 1.200 empleados.

Hernando criticó que la dirección de la empresa no comunicó con antelación los despidos de los trabajadores que se enteraron de su situación al recibir el finiquito el día de Nochebuena mientras disfrutaban de sus vacaciones.

El responsable regional recordó que el presidente nacional de CSI-F ha mantenido contactos ministeriales en Madrid para exigir la paralización del expediente de regulación. En este sentido, pidió a la intermediación de la Junta para presionar al Gobierno central con el fin de que la plantilla de Tragsa y Tragsatec continúe con su labor en la compañía.