Sáez Aguado desenmascara con datos a las mareas blancas que insisten en pintar una Sanidad caótica

El consejero rechaza el «catastrofismo» que las plataformas denuncian pero admite que el sistema es «mejorable»

El consejero Sáez Aguado, el portavoz de las plataformas, Pablo Oyagüez, y decano de la Facultad de Medicina, Francisco Javier García Criado, que hizo de moderador, posan para la prensa gráfica momentos antes del debate, ayer en Salamanca / Jesús Formigo/Ical
El consejero Sáez Aguado, el portavoz de las plataformas, Pablo Oyagüez, y decano de la Facultad de Medicina, Francisco Javier García Criado, que hizo de moderador, posan para la prensa gráfica momentos antes del debate, ayer en Salamanca / Jesús Formigo/Ical

Interesante pero infructuoso debate de algo más de una hora de duración sobre la situación de la Sanidad en Castilla y León, el que se desarrollaba ayer en la Facultad de Medicina de Salamanca.

Por un lado, el consejero de Sanidad, Antonio Sáez Aguado, aportaba datos con los que defendía su gestión así como el sistema aunque admitía que es mejorable y, por el otro, Pablo Oyagüez, como portavoz de las mareas blancas, para quien las cifras del consejero están maquilladas y calificaba de «caótico» al sistema público de Salud en la Región.

En el medio, Francisco Javier García Criado, decano de la Facultad de Medicina salmantina, que moderaba un cara a cara en el que se debatían hasta diez puntos, desde el número de profesionales pasando por la legislación, los médicos de medio rural o los nombramientos de gerentes de hospitales, hasta los presupuestos de la Junta.

Las críticas de las plataformas ciudadanas se centraban hacia la gestión del consejero, con especial hincapié en las listas de espera, la falta de capacidad asistencial, el aumento de las horas de trabajo, la carencia de aceleradores lineales para tratar el cáncer, los recortes o la privatización de la Sanidad y la búsqueda del beneficio económico en detrimento de la salud de los pacientes. Y resumía su intervención, poniendo en valor a los profesionales sanitarios, «ya que gracias a ellos tenemos uno de los sistemas de salud más eficientes del mundo».

Mientras que la defensa de Sáez Aguado se centraba principalmente en negar el «catastrofismo» de que pintan las mareas y para ello se apoyaba en los últimos datos que maneja. Como el notable que los usuarios han dado al sistema público de Salud regional en la encuesta publicada por el CIS. También que la Comunidad gasta al año casi 1.500 euros por habitante en Sanidad, un 10 por ciento más que la media nacional, o que el presupuesto de este año ya supera al de 2010, que era una de las reclamaciones de las mareas blancas. Igualmente, Sáez Aguado ponía en valor la reducción de las listas de espera y que Castilla y León sea la cuarta región de la España autonómica con menor tasa con lista de espera quirúrgica, y que sea, también, la que menos dinero destina a los conciertos con la Sanidad privada. Y sacaba pecho con que la Junta haya activado la contratación de más plantilla pública con siete mil nuevas plazas.

Menos eslóganes y más propuestas

Durante el debate, y en varias ocasiones, el consejero reprochaba a las mareas blancas que se estén dedicando a difundir eslóganes y defenestrar la Sanidad, en lugar de aportar datos o presentar propuestas para mejorar el sistema público de Salud. Y recordaba también a las plataformas, que las cifras «avalan una situación de la Sanidad que no es la que se está dibujando».