Tributo salmantino al 'mestizo' Alfredo Pérez Alencart

«El arca de los afectos» desborda la Sala de la Palabra del Teatro Liceo

Alfredo Pérez Alencart, junto a su esposa Jacqueline, Pilar Fernández Labrador, y la coordinador de «El arca de los afectos», Verónica Amat.

Fue un acto marcado por el entusiamo y la hondura de la mejor poesía. Por el buen humor, también, y la incancelable gratitud del mundo hispano.

La obra «El arca de los afectos», que rinde homenaje al escritor Alfredo Pérez Alencart, tras décadas de fecunda labor de acercamiento de la cultura entre Iberoamérica, España y Portugal y de engrandecer el ensueño hispánico, se presentó en la Sala de la Palabra del Teatro Liceo de la capital salmantina, en el transcurso de un acto multitudinario.

Como animadora y presentadora de este encuentro estuvo Pilar Fernández Labrador, que dio holgura al acto, puso sabiduría y ternura y habló una vez más contracorriente con palabras gozosas e inmenso cariño. Una cita, marcada por la pintura, la música y la palabra, protagonizada por Alfredo Pérez Alencart, como si del mismo Inca Garcilaso se tratara, mestizo como él, y al que Salamanca debe gran parte de los encuentros que con los primeros nombres de la poesía se han celebrado en los últimos años en la capital salmantina.

«El arca de los afectos» ha sido coordinada por Verónica Amat y reúne a los primeros nombres de la poesía no sólo de España, Iberoamérica y Portugal, sino también de los Estados Unidos y otros países. Muchos salmantinos quisieron acudir al Teatro Liceo para acompañar a Pérez Alencart y no faltar a esta cita

Cerró el acto con su poesía, a modo de acción de gracias el propio Alfredo, quien se declaró un poeta creyente y comprometido y expresó su amor y gratitud de manera muy especial a su esposa Jacqueline, así como al editor que lo acogió desde el principio, Carlos Palomeque, y al profesor Alfonso Ortega.

Pérez Alencart portó una bandera de su Amazonía natal, evocando, en quechua, parajes de su Perú natal, para, a renglón seguido, reconocer que Fray Luis de León y Unamuno le guiaron en su viaje hacia la ciudad del Tormes.

En el acto intervinieron las personas que han hecho posible esta «arca de los afectos», hacia una de las personas de más consolidado reconocimiento y popularidad en el ámbito de la cultura iberoamericana. Entre ellas, José María Muñoz Quirós, Miguel Elías, José Sánchez Carralero, Juan Ángel Torres, José Antonio Valle, José María Sánchez Terrones, Gloria Sánchez o Isaura Díaz.