Política

Castellano en las aulas: 30 años de acoso

Las padres mantendrán la lucha en los tribunales mientras la Generalitat ignore la legalidad

Manifestación en Barcelona a favor de la inmersión lingüística que la Generalitat practica desde hace tres décadas
Manifestación en Barcelona a favor de la inmersión lingüística que la Generalitat practica desde hace tres décadas

¿Cómo deberían concretarse las medidas cautelares dictada por el Tribunal Superior de Justicia según Convivencia Cívica?

– Por el principio de igualdad, todos los niños deben recibir una enseñanza bilingüe. ¿Cómo podrían hacerlo de otra manera? La atención individualizada no es admisible de acuerdo con las sentencias del Supremo, y tampoco se les puede separar de la clase porque se les estaría discriminando. La única manera sensata posible es que esos niños reciban una enseñanza bilingüe es que la reciban todos. Todos tienen ese derecho, aunque no lo soliciten ante los tribunales, sino se les está privando de sus derechos y de un instrumento de conocimiento como lo es el castellano.

– ¿Esta situación entraría en conflicto con las familias que quieren que sus hijos se escolaricen en catalán?

– Es que no tienen derecho. Lo dijo en la sentencia 337 de 1994 el Tribunal Constitucional: no existe el derecho de opción de la lengua de enseñanza. Pero eso se ha ejercido en contra de los que querían que sus hijos se educaran en castellano. Una posibilidad es que la Generalitat apruebe una ley en la que reconozca que los catalanohablantes y castellanohablantes pueden escoger la lengua de enseñanza. Pero lo que importa es respetar el principio de igualdad porque en el sistema de inmersión lingüística los niños castellanohablantes deben cambiar de lengua mientras que los catalonahablantes se educan en su lengua materna. Y esto significa una discriminación real.

– ¿En qué se basan para desmentir la afirmación de la Generalitat de que los niños dominan catalán y castellano?

– En el año 2003 se hizo la ultima prueba unificada para todo el territorio nacional y los resultados fueron catastróficos para los escolares catalanes. Además, todas las pruebas PISA (2003, 2006 y 2009) se han hecho exclusivamente en catalán. Miente la Generalitat cuando dice que PISA demuestra que los niños catalanes tienen un nivel de castellano alto. Incluso el señor Maragall, que fue conseller de Educación, dijo en sede parlamentaria que los niños de Olot no saben hablar castellano. Además, si comparamos los resultados de los castellano y catalanohablantes de mismo nivel socioeconómico y cultural, que es el parámetro que utiliza PISA, los resultados de los castellanohablantes son sensiblemente inferiores tanto en lengua como en matemáticas a los de los catalanohablantes. Estudiar en una lengua que no es la materna disminuye los resultados. Y lo dice la Fundación Bofill que no es sospechosa de españolismo.

– Más allá de los procesos judiciales, ¿en qué más está enrolada la asociación?

– Ahora publicaremos un estudio sobre el impacto de la inmersión lingüística, en los hijos de los inmigrantes. El fracaso escolar de éstos en Cataluña es el doble que en el resto de España. También presentaremos un proyecto alternativo a la ley Wert.