Colau consolida Barcelona como feudo de Podemos

En Comú Podem revalida los 9 escaños y el cinturón metropolitano se mantiene morado

La alcaldesa de Barcelona animó a los suyos, tras conocer los resultados, a seguir luchando para derrotar el PP
La alcaldesa de Barcelona animó a los suyos, tras conocer los resultados, a seguir luchando para derrotar el PP

En Comú Podem revalida los 9 escaños y el cinturón metropolitano se mantiene morado.

Ada Colau se volvió loca de alegría la noche del 20-D. Era la persona más contenta del panorama político español. Aunque Podemos quedara en tercera posición en el cómputo estatal, en Cataluña venció. Rebasó a Convergència, a Esquerra y al PSC. En Comú Podem ganó arropada por el área metropolitana de Barcelona y la capital catalana. Y ayer volvió a vencer. Aunque fue una victoria más agria que dulce.

¡Vamos a poner la política patas arriba!, proclamó entonces la alcaldesa de Barcelona, tras conocer que su vuelta al ruedo electoral había lanzado a Podemos hacia la victoria en Cataluña. El 27-D, Colau no quiso mojarse en el debate soberanista y se desmarcó de la coalición de izquierdas, que con la marca de Catalunya Sí que es Pot obtuvo un mal resultado en las autonómicas. Regresó para lidiar en las generales con una apuesta personal, con Xavier Doménech, el comisionado que jubiló el busto del rey Juan Carlos I del salón de plenos de Barcelona, como cabeza de cartel de En Comú Podem, la coalición que selló con Podemos. Con la propuesta del referéndum y un ambicioso programa social, ganó y coloreó el tradicional cinturón rojo –que el 27-S se tiñó de naranja– en morado. Ayer repitió resultado, venció en Barcelona, en el área metropolitana y por ende en Cataluña. Pero Colau no dio los mismos saltos de alegría que el 20-D.

En la provincia de Barcelona, que se consolida como feudo de Podemos, revalidó sus nueve escaños. Pero perdió cerca de 100.000 votos. La participación bajó tres puntos y esta caída pasó factura a todos los partidos.

Pese a que los soberanistas convirtieron a En Comú Podem en el blanco de sus ataques, con el argumento de que Iglesias no tendrá apoyos para sacar adelante el referéndum, el mensaje no cuajó en Barcelona y su conurbación. CDC no venció en ningún municipio, ni siquiera en Sant Cugat, donde ERC arrebató a los convergentes su mimado bastión.

En la capital catalana, los republicanos también se impusieron como voto útil del soberanismo. Quedaron segundos, PP terceros y el PSC cuartos. CDC, que gobernaba en Barcelona hace un año y medio, cayó hasta el quinto puesto, por detrás suyo sólo quedó Ciutadans. Convergència apenas fue capaz de conservar Sarrià-Sant Gervasi. Pese a que su candidato Francesc Homs fue quien trató de sacar más rédito a las conversaciones filtradas entre Jorge Fernández y el director de la Oficina Antifraude, Daniel de Alfonso, el PP le robó Les Corts con 400 votos de más.

Cuajó más el discurso del miedo del PP, «o nosotros o el caos», que los avisos de los soberanistas para frenar a Podemos. En su visita a Barcelona, Mariano Rajoy, habló del «peligro» del gobierno de Colau para la economía de la capital catalana. «No se abrirán más hoteles hasta que la señora –la alcaldesa de Barcelona–, lo decida», alertó ante un nutrido grupo de empresarios durante un desayuno-coloquio.

Colau contraatacó ayer, tras conocer que Podemos no había logrado el «sorpasso» que auguraban todas las encuestas y que el bloque conservador se imponía al progresista. En el discurso de la noche electoral, recuperó su faceta más reivindicativa. «Una gran victoria es posible, Podemos echar el PP. Cataluña se dejará el alma para dejar fuera al PP porque está en juego la vida de la gente», trató de reanimar a los suyos.

En el resto del área metropolitana, el PSC resistió como segunda fuerza. En el pueblo de Oriol Junqueras, ERC quedó tercera.

El soberanismo vuelve a ganar en la provincia gerundense

La provincia gerundense volvió a confirmarse como las más nacionalista de Cataluña, y CDC y ERC volvieron a resultar ganadoras, con dos escaños para cada formación. Son los mismos resultados que hace seis meses, y pasó exactamente lo mismo con En Comú Podem y PSC, con un diputado cada uno. Cabe destacar que los dos partidos independentistas suman más de la mitad de los votos, y que el resto de fuerzas mantienen sus fuerzas. Sin embargo, el PP sube casi dos puntos respecto a los comicios del 20–D, mientras que Ciudadanos sufrió un importante descenso. Los populares volvieron a quedarse fuera de esta circunscripción en lo que se refiere a diputados.

Lleida: El independentismo gana y el PP recupera su escaño perdido

El PP consiguió ayer uno de sus grandes objetivos en Cataluña en estas elecciones generales. Querían ganar un escaño en la demarcación de Lleida, y lo consiguieron, y a costa del PSOE, que perdió el diputado que ganó el 20-D. El candidato de los populares en Cataluña, Jorge Fernández Díaz, anunció que esta provincia sería importante en su campaña. Así ha sido, y los resultados saltan a la vista, con la recuperación del escaño perdido. Por lo demás, los socialistas fuera, mientras que ERC, CDC y En Comú Podem mantuvieron cada uno un diputado. En líneas generales, se trataron de unos resultados muy simiares a los de los comicios de hace seis meses.

Tarragona: Unos resultados que no varían lo dicho en las últimas elecciones

Los resultados en Tarragona son prácticamente una copia de los resultados de las elecciones celebradas el pasado 20 de diciembre. Con seis escaños en juego, las principales fuerzas políticas lograron que sus cabezas de lista obtuvieran una representación en el Congreso de los Diputados. Al igual que pasó en los anteriores comicios, En Comú Podem fue la fuerza más apoyada en la provincia, aunque perdiendo unos 10.000 votos. Pero esa marca, el descenso del apoyo electoral, se repitió en todas las formaciones. En la ciudad de Tarragona, En Comú Podem fue el partido más votado, seguido muy de cerca por el PP y por el PSC, mientras que CDC demostraba su hundimiento.