Política

El clan esquivará hoy al Parlament al estilo de Millet

La Razón
La RazónLa Razón

Los tres miembros más significativos del clan Pujol están hoy citados ante la comisión de investigación del Parlament que indaga el fraude fiscal, pero su presencia en la Cámara catalana podría limitarse a la lectura de una declaración siguiendo el estilo del saqueador del Palau de la Música, Fèlix Millet. La oposición, al menos, así lo teme y únicamente confía en que Jordi Pujol responda a las preguntas de los diputados. Ni su mujer, Marta Ferrusola, ni su hijo mayor, Jordi Pujol Ferrusola, accederían, por tanto, a responder los interrogantes que esta tarde se les planteará en el Parlament.

JORDI PUJOL: Regreso al Parlament tras una bronca sin explicaciones

Han pasado cinco meses desde que el Parlament citó a Pujol para aclarar el origen de los depósitos que ha ocultado en paraísos fiscales durante más de tres décadas. La única explicación ofrecida el pasado mes de septiembre fue que cuando murió en 1980 su padre, Florenci Pujol, heredó unos fondos al margen del testamento que ascendían al equivalente en dólares a 140 millones de pesetas.

Según Pujol, el padre le dejó ese dinero en el extranjero para él y para su familia por miedo a que el compromiso político del hijo acabase obligándole a salir del país. Aseguró el ex presidente que él siempre se desentendió de la gestión de ese dinero y negó en todo momento que procediera de comisiones irregulares por la adjudicación de obra pública. Lo cierto es que los 140 millones de pesetas se han transformado en una cantidad superior a los 4 millones de euros, según las fuentes que investigan. No obstante, Pujol evitó aclarar las cantidades que ha acumulado. «No sé precisar de cuánto, porque en el fondo no me interesaba ni me preocupaba de qué había exactamente allí», dijo.

MARTA FERRUSOLA: La promotora de los negocios del clan

Si en algo coinciden todos los biógrafos de Pujol es en destacar el influyente papel que tuvo la mujer del president, Marta Ferrusola, en el notabilísmo enriquecimiento que experimentó la familia durante los 23 años de gobierno del fundador de Convergència.

El que fue jefe de prensa de Pujol durante diez años (1988-1998), Ramon Pedrós, lo explicó elocuentemente durante su reciente comparecencia en el Parlament. Según su testimonio, Ferrusola contactó con algunos miembros del departamento de Presidencia de la Generalitat para pedirles «favores» para sus hijos, en particular para facilitar tratos entre empresas de sus vástagos y la Generalitat. Pedrós detalló incluso que algunos cargos del Govern habían alertado a Pujol de que estos contactos entre los hijos y la Generalitat podían conllevar conflictos de intereses.

De hecho, Pedrós recordó que la presencia de algunos hijos de Pujol en los viajes oficiales al extranjero, como Portugal, Argentina, Uruguay o Chile, ya crearon polémica en la Prensa, y habían creado tensiones entre Ferrusola y la jefa de gabinete del presidente y secretaria personal durante décadas, Carmen Alcoriza. Según ella, Marta Ferrusola creía que sus hijos tenían todo el derecho a ser contratados por la Generalitat en concursos públicos, privatizaciones u otros contratos administrativos. Los biógrafos de Pujol coinciden en este aspecto de forma unánime: la primera dama tenía la convicción de que Pujol debía permitir que sus hijos pudieran prosperar mediante contratos con la Generalitat, puesto que su «sacrificio» por Cataluña había impedido durante años que el patrimonio familiar se multiplicara.

JORDI PUJOL FERRUSOLA: la personificación del nuevo rico

Porsche, Ferrari, Jaguar, Lamborghini. El parque automovilístico de Jordi Pujol Ferrusola resume a la perfección la figura del nuevo rico que personifica el primogénito del ex president. Ninguno de los siete hijos de Pujol acumula tantas cuentas pendientes con la Justicia. La última, su reciente imputación por su papel en la gestión de la fortuna del padre. La jueza lo ha citado el próximo 26 de marzo para aclarar su papel en el movimiento de capitales desde el extranjero. Se sabe que se encargó de realizar el reparto entre la madre y los siete hijos, «ingresando varias veces las oportunas cantidades en las respectivas cuentas abiertas por los beneficiarios». La jueza destaca, además, que el hijo mayor también «trató directamente» con los anteriores gestores de la fortuna del padre, quienes «tuvieron necesariamente que haberle rendido cuentas».

Pujol Ferrusola ya estaba imputado anteriormente por blanqueo de capitales, puesto que el juez Ruz concluyó que el hijo mayor del ex president realizó un total de 118 movimientos de divisas por importe de 32,4 millones de euros entre 2004 y 2012 en un total de 13 países distintos, muchos de ellos a través de paraísos fiscales. Su ex amante Victoria Álvarez ya desveló sus continuos viajes a Andorra.