El Govern expedienta con sanción a 8 miembros de una comisión taurina

El motivo es por no actuar ante las «agresiones» a animales en la fiesta de Santa Bàrbara

La tradición de los «Correbous» cuenta con un gran seguimiento en las comarcas del Ebro
La tradición de los «Correbous» cuenta con un gran seguimiento en las comarcas del Ebro

La Generalitat abrió un expediente sancionador a ocho miembros de la comisión de «bous» de la fiesta mayor de Santa Bàrbara (Tarragona) por no actuar ante «repetidas agresiones» hacia los animales y vulnerar la ley de regulación de estas fiestas, informó ayer en un comunicado la ONG AnimaNaturalis, que denunció los hechos.

Piedras y palos

Todo ocurrió, según afirmaron fuentes de la Generalitat, el pasado 14 de julio coincidiendco con la celebración de «correbou»s en la plaza Mas de Barberans del municipio, cuando los participantes «lanzaron objetos como piedras y palos de madera, y dieron golpes a los animales», que la ONG denunció por escrito junto a un vídeo en el que se observan los hechos.

AnimaNaturalis, por su parte, afirmó que la Generalitat reconoció como falta leve estas acciones, y señaló que los expedientados, entre los que se encuentra el presidente de la Agrupación de Comisiones y Peñas Taurinas de las Tierras del Ebro, recibirán finalmente una sanción de 250 euros por persona.

La directora de la ONG y coordinadora de los grupos de investigación de los correbous en Cataluña, Aïda Gascón, valoró positivamente la actuación de la Generalitat, y afirmó que estas sanciones les animan a seguir con su trabajo. «Es una vergüenza que el presidente de las comisiones taurinas en la Tierras del Ebro sea sancionado por no cumplir con su obligación de evitar los maltratos a los ‘bous’, precisamente él debería dar ejemplo», señaló.

El gobierno catalán optó por regular los «correbous» en 2013. Antes, el tripartito aprobó una ley que limitaba la fiesta catalana, al restringir su celebración a las localidades en las que el festejo era tradicional. CiU abrió la puerta ampliar los «correbous». El reglamento contenía pocos cambios respecto al proyecto que presentó la Generalitat en mayo de 2012. Pese a que el texto abría la puerta a ampliar el número de «correbous» si se «garantiza la tradición» el entonces conseller de Presidencia, Francesc Homs, descartó un aumento masivo de los festejos. «No será un coladero», dijo. no de los pocos cambios introducidos en el texto sirvió para aumentar la seguridad en los recintos en los que se celebran los «correbous».

En verano de ese año, justo cuando el reglamento estaba en exposición pública para posibles cambios, un hombre murió en Deltebre, precisamente en las comarcas del Ebro, después de que le cayera encima una valla que protegía a los espectadores del toro.

El reglamento incluía una nueva norma, la obligación de efectuar una revisión técnica al recinto antes de que empiece el acto.