Cataluña

El Govern relativiza la división independentista en los pactos postelectorales

Budó reconoce que JxCat y ERC no forman un “gobierno monolítico” pero manifiesta que se han “conjurado” para mantener la unidad

Budó reconoce que JxCat y ERC no forman un “gobierno monolítico” pero manifiesta que se han “conjurado” para mantener la unidad

Publicidad

Los pactos postelectorales y la configuración de los ayuntamientos han constatado la división que late en el seno del independentismo, dejando episodios de gran tensión en algunos municipios. Unas circunstancias que impactan de lleno en la ronda de contactos que Quim Torra ha abierto con entidades y partidos independentistas para tratar de fraguar una respuesta unitaria a la sentencia del 1-O. La portavoz del Govern, Meritxell Budó, sin embargo, ha tratado de pasar página y ha evitado entrar a valorar los acuerdos municipales. De hecho, Budó ha manifestado que la “primera medida” del propio ejecutivo ha sido “conjurarse” para mantener la unidad.

Budó, que ha pedido disculpas al inicio de la rueda de prensa por la desafortunada escena de la semana pasada en la que se negó a responder una pregunta formulada solo en castellano, ha atribuido las desavenencias surgidas en el municipalismo a que pese a que JxCat y ERC forman un gobierno de coalición, no son un “gobierno monolítico” por las diferencias ideológicas que existen entre ambas formaciones. “No es un gobierno monolítico pero sí que ha manifestado su lealtad para seguir trabajando juntos”, ha afirmado Budó en la rueda de prensa posterior al Consell Executiu, sacudiendo así cualquier atisbo de ruptura, justo en un momento en que más esfuerzos está destinando el president a recoser al independentismo.

Y es que en el horizonte aparece la sentencia por el 1-O. Para afrontarla, Torra está manteniendo una ronda de contactos con las diferentes voces del independentismo -hoy se ha reunido con la CUP- y se prevé poder extraer las conclusiones a finales de julio. Sobre el contenido de la respuesta a la sentencia hay divergencias en el independentismo, aunque Budó ha asegurado que la línea que pretende seguir el president es la que enunció la semana pasada en la sesión de control en el Parlament, cuando, emulando a Jordi Cuixart, avisó al Estado: “Lo volveremos a hacer”. Según Budó, esas palabras significan que el independentismo está dispuesto a “persistir” por el derecho de autodeterminación y por los “derechos democráticos” de los ciudadanos.