El Miró que tuvo Fraga sale a subasta

Se ofrece por 20.000 euros un dibujo que el pintor catalán dedicó al político gallego

Se ofrece por 20.000 euros un dibujo que el pintor catalán dedicó al político gallego

Para muchos Joan Miró encarna los valores artísticos de aquellos que se opusieron a la dictadura de Franco. Hombre de izquierdas y comprometido, el artista encarnó ese exilio interior que vivió en Palma de Mallorca durante aquellos años dándole la espalda a los cantos de sirena del régimen. Por otra parte, Manuel Fraga es, para otros tantos, la encarnación del franquismo en su último tramo como lo demostró al haber sido ministro en el gabinete del dictador, además de embajador de España en Londres. Aparentemente, por tanto, estamos ante dos antagonistas, dos maneras de ver políticamente el tiempo que les tocó vivir.

El próximo 17 de octubre, Subarna pone en venta un original de Joan Miró con un precio de salida de 20.000 euros. Se trata de una dedicatoria que el pintor realizó con lápices de colores ocupando las dos primeras páginas de un catálogo, el de la histórica exposición que se le dedicó en 1968, la primera importante que protagonizó en Barcelona, en la capilla del antiguo Hospital de la Santa Creu. El receptor de ese catálogo fue, tal y como se puede leer de puño y letra de Miró, el “Excmo. Sr. D. Manuel Fraga Iribarne”.

El 19 de noviembre de 1968, el entonces ministro Manuel Fraga junto con su compañero de gabinete Laureano López Rodó presidieron la inauguración de una antológica en la que Miró había puesto mucho empeño. Era la misma retrospectiva que se había podido ver un poco antes en la Foundation Maeght de Saint Paul de Vence, y con la que se podía conocer de primera mano la evolución de la trayectoria mironiana. Pintura y escultura se enseñaban al público barcelonés con aportaciones de primera mano, como la implicación del mismísimo Pablo Picasso que dejaba para la ocasión las piezas que guardaba en sus colecciones de Miró.

Pese a todo, Joan Miró no quiso estar en la inauguración. No quería salir en la misma foto con Fraga por lo que rechazó acercarse ese día a su exposición. Sin embargo, pese al gesto de protesta, el pintor sí tuvo un gesto con Fraga. Unos días más tarde, el 5 de diciembre de aquel 1968 el artista cogía sus lápices y dibujaba para dedicarle el catálogo de la exposición de Barcelona a quien era ministro de Información y Turismo.

Cabe la duda si Fraga quedó contento con el regalo del pintor y que hoy está tasado en 20.000 euros. Desde Subasrna se informa que la pieza no procede de los herederos del político sino de una colección privada. ¿Puede que Fraga se desprendiera del dibujo dolido por la actitud de Miró? Cabe esa duda.