El Parlament quita el teletac y los billetes de tren a los diputados

La cámara catalana reduce en un 2,5 por ciento su presupuesto para 2013

Núria de Gispert presumió de presupuestos austeros
Núria de Gispert presumió de presupuestos austeros

BARCELONA- El Parlament retirará el teletac y las tarjetas de Renfe a los diputados a partir del 1 de julio, como parte de su plan para reducir el presupuesto de este año un 2,56 por ciento respecto a 2012. Dejar de pagar los peajes y los billetes de tren es un gesto de cara a la galería. Porque aunque la cámara catalana se ahorre cerca de 400.000 euros, los diputados, que cobran un sueldo mínimo de 37.327 euros, seguirán teniendo el plus anual por viajes y desplazamientos que oscila entre los 20.060 euros para los residentes en Barcelona y los 28.237 euros para los que viven a más de 191 kilómetros.

El mejor ejemplo de despilfarro vía teletac y billetes de tren lo representa la ex diputada Montserrat Nebrera, que ostenta el récord de viajes en AVE en un año: 83 trayectos en 2009 que costaron 11.022 euros.

Aunque el Parlament retira la partida para sufragar los peajes y el tren, deja en manos de los grupos parlamentarios la decisión de seguir pagando el teletac y los billetes a sus diputados con la subvención que la cámara catalana asigna a cada partido. Este año, las subvenciones a los grupos parlamentarios se reducen un 2,5 por ciento, hasta los 15.838.000 euros.

Lo explicó ayer la presidenta del Parlament, Núria de Gispert, que presentó el proyecto de presupuesto de la cámara catalana para 2013. Una propuesta que hoy se someterá a una primera votación por parte mesa ampliada –los siete miembros de la mesa más nueve diputados–. El presupuesto, que alcanza los 50.960.263 euros, deberá ser aprobado también por el pleno, pero desde el punto de vista formal no podrá ser aplicado hasta que la Generalitat no apruebe los presupuestos.

De Gispert presumió de que es un presupuesto elaborado «con criterios de austeridad» y «contención del gasto», en la línea de la anterior legislatura para contribuir a reducir el déficit público.

El capítulo dedicado a las retribuciones asciende a 24.216.758 euros, aunque representa un ahorro del 2,67 por ciento respecto al año pasado. Igual que en 2012, los diputados, los funcionarios y los trabajadores de los tres organismos dependientes del Parlament –el Síndic de Greuges, la Sindicatura de Comptes y el Consell de Garanties Estatutaries– se quedan sin una de las pagas extras.

Sólo hay un capítulo que aumenta, el destinado a inversiones, que casi se duplica, hasta 1.042.540 euros. Con este dinero se afrontarán obras para cambiar el aire acondicionado del hemiciclo y la renovación de los ordenadores y los servidores informáticos.

«Ni gin-tonics ni mojitos»

Haciendo uso de las dotes diplomáticas que se le presuponen como presidenta del Parlament, Núria de Gispert rehusó ayer opinar sobre el gin-tonic subvencionado del Congreso –que cuesta 3,45 euros, un precio muy inferior al de la calle y que se cubre con fondos públicos–. De Gispert, que alegó que no opina sobre otros parlamentos, invitó educadamente a tomar nota del Parlament de Cataluña, donde no se sirven «ni mojitos ni gin-tonics» desde hace años. Desde 2008 el servicio de cátering del Parlament no es subvencionado, se encarga una empresa elegida por concurso.