El Sónar +D vuelve a apostar por la integración de la inteligencia artificial en las artes

Robert del Naja, Christian Marclay Holly Herndon o Daito Manabe, entre los invitados al festival

Robert del Naja, Christian Marclay Holly Herndon o Daito manabe, entre los invitados al festival

A Albert Einstein no le gustaba la teoría cuántica. No sabía cómo englobarla dentro de su teoría de la relatividad general. Envió una carta al teórico Max Born sólo para asegurarle que: «el viejo no juego a los dados» y no se refería a su cleptómano padre, que siempre había sido un problema para la familia, sino que aseguraba que Dios no jugaba a los dados con el universo. No se sabe si Einstein jugaba a la brisca los jueves con Dios y sabía de primera mano que le aburrían los dados, pero lo que sí se sabe es que no creía en la absoluta arbitrariedad y azar de la naturaleza. Puede que tuviese razón, pero también puede que no, que sólo tuviese una contusión que no le permitiese ver más allá de sus propias certezas. No se sabrá nunca. Tampoco se sabrá nunca si odiaba a muerte a los pelícanos. Hay veces que lo que no se sabe no tiene ninguna relevancia o al menos no tanta como lo que sí se sabe. No sabemos, por ejemplo, lo que el futuro puede ofrecer, pero lo que el presente sí ofrece ya es absolutamente portentoso.

El congreso de tecnologías creativas Sónar+D abrirá el próximo 17 de julio con una intensa indagación de todo lo que el presente posibilita en cuanto a arte y nuevas tecnologías y los caminos que dibuja para un futuro tan cercano que a veces provoca vértigo. La inteligencia artificial y su aplicación en las artes, la creación de experiencias inmersivas y las novedades en torno a la realidad virtual volverán a ser los protagonistas de presentaciones, mesas redondas, talleres y workshops que convierten al evento en un espacio único en toda Europa dentro del sector I+D.

Una reflexión del cantante e ideólogo de los Massive Attack Robert del Naja sobre la conexión entre la música y la tecnología, en una conversación con el «technical officer» de la banda, Andrew Melchior, y una charla del artista visual y compositor suizo Christian Marclay, que actualmente protagoniza una exposición en el Museu d’Art Contemporani de Barcelona (Macba), serán los encargados de abreir el fuego a cuatro intensos días de actividades. «Son dos figuras esenciales para entender la relación entre música, arte y tecnología», señaló ayer el comisario del Sónar+D, José Luis de Vicente.

La sección profesional del Sónar, que se celebrará en el recinto de Montjuïc de Fira Barcelona, espera 20.000 asistentes, más de 5.000 profesionales de las industrias creativas, 2.100 empresas y 60 países,. Además, al celebrarse en julio, el evento se convertirá en una especie de «escuela de verano», según afirmó Ricard Robles, co director del festival. De esta forma, se ofertarán más de 1.200 plazas entre los diferentes workshops y se realizará un nuevo formato de nueve masterclasses para los profesionales inscritos.

En la programación, destacará la presencia del estudio interdisciplinar de proyecciones multisensoriales TeamLab, y el colectivo londinense de artistas inmersivos Marshmallow Laser Feast; así como también la fundadora de Vrai Pictures Jessica Brillhart, que presentará el estreno en Europa de «Traverse», una plataforma de audio distribuido en el espacio que permite crear composiciones musicales a través de las que el usuario podrá caminar. También será importante la presencia de Timoni West, directora de Experience Research en el motor de gráficos tridimensionales para videojuegos Unity, con una masterclass sobre computación espacial.

La inteligencia artificial quedará abordada por Holly Herndon y sus colaboradores Mat Dryhurst y Jules LaPlace, que compartirán la gestación del proyecto «Spawn» un asistente de inteligencia artificial con el que han compuesto su nuevo disco «Proto». El artista multidisciplinar Daito Manabe presentará su colaboración junto al neurocientífico Yukiyasu Kamitani de la Universidad de Kyoto, que emplea el Machine Learing para recrear las imágenes que produce el cerebro capturando la actividad neuronal; mientras que la escena local de creadores estará representada por Nomada Studio, autores del videojuego «Gris» y la productora barcelonesa Canada, que en Sónar+D realizará una película de animación colectiva en la que podrán participar los asistentes al festival.

El congreso ha reorganizado su Market Lab, la “gran plaza pública del festival” en torno a una serie de ejes temáticos; y se ha aliado con 4 Years From Now (4YFN) y con la Universitat Politècnica de Catalunya (UPC) para organizar un hub de startups, entre otras novedades.

Sobre el presupuesto, Robles ha concretado que es de 1,6 millones de euros --un 4% más que el pasado año--, y que procede de las administraciones públicas --en torno al 28%--, las aportaciones privadas --13%-- y recursos propios del certamen --60%--.