La ejecutiva de CiU manifiesta su «pleno apoyo» a Duran y da por cerrada la crisis

El líder de Unió, Josep Antoni Duran Lleida, ha recibido hoy "el pleno apoyo y confianza"de forma "unánime"de la ejecutiva de CiU para la gestión del grupo en el Congreso, con lo que la federación da por cerrada la crisis, con la voluntad de que no se repita una división de voto.

Así lo ha explicado el secretario general de CiU, Ramon Espadaler (UDC), en la conferencia de prensa posterior al Comité Ejecutivo Nacional de la Federación (CENF), en la que ha incidido en que, al reiterar al apoyo a Duran y a los portavoces adjuntos de CiU en el Congreso, dan por cerrado el conflicto.

Espadaler ha defendido que hubo una "interpretación diferente"de la decisión adoptada en el anterior CENF sobre la votación, el pasado día 10, de la toma en consideración de la proposición de ley contra el yihadismo -UDC votó a favor y CDC se abstuvo-, pero ha aseverado que hay interés de los dos socios de federación de que no vuelva a suceder una división de voto.

"Les puedo garantizar que ninguna de las dos partes de la federación tiene el más mínimo interés en repetir un episodio de desencuentro como éste y pongo la mano al fuego -de que es así- por una y otra parte de la federación", ha aseverado Espadaler, que ha comparecido acompañado del secretario general adjunto de CiU y dirigente de CDC, Lluís Corominas.

Para evitar que se vuelva a repetir el episodio del pasado martes en el Congreso, el CENF no ha adoptado ningún mecanismo nuevo, sino que lo que ha hecho es trasladar toda la gestión de futuros sentidos de voto al grupo parlamentario de Madrid, presidido por Duran, al que han reiterado su plena confianza.

En el CENF de hoy tampoco se ha decidido el sentido de voto en la votación final de la proposición de ley contra el yihadismo, algo que dependerá de si se aceptan las enmiendas que presentará CiU y que al final decidirá el grupo parlamentario en la Cámara Baja.

Pese a dar por superada esta crisis derivada de la división de voto por la que Duran dijo sentirse "desautorizado", los dos socios de federación mantienen diferencias en la apuesta soberanista, algo que ha hecho notar el líder democristiano hoy, poco antes de entrar en la reunión del CENF.

En Twitter, Duran ha defendido la "vía confederal"como "la respuesta a tener que decidir entre la vía autonomista o imitar a CDC y abrazar la independencia", y en la misma red social ha incidido que UDC votó el pasado martes en el Congreso de acuerdo con la estrategia decidida en el último CENF, del 26 de enero.

En la ejecutiva de CiU de hoy, y ante la presencia del presidente catalán y de la federación, Artur Mas, Duran ha intervenido para expresar su malestar por el incidente con los diputados de CDC del pasado martes.

En todo caso, su número dos en UDC y secretario general de CiU ha dado por cerrada la crisis: "Desde el momento que el CENF reitera su apoyo y confianza del grupo parlamentario, desde la perspectiva política, lo damos en definitiva por cerrado", ha incidido Espadaler, que ha aseverado que Duran ha recibido, durante la reunión, el apoyo de los dirigentes de Unió y de Convergència.

Asimismo, Lluís Corominas ha subrayado que todo se debe a un problema de interpretación de lo que se dijo en el anterior CENF: "Sobre un malentendido no podemos hacer una teoría. Ya no hay malentendido, no le damos más vueltas".

Preguntado sobre si peligra la unidad en la federación, Corominas ha enfatizado que la voluntad de CDC y UDC es "seguir haciendo el camino juntos".

En cuanto a la votación final de la proposición de ley contra el yihadismo, CiU no ha decidido su posición como federación en una normativa en la que, en CDC, se mantienen las reservas sobre las modificaciones penales en caso de subversión del orden constitucional, puesto que creen que podrían afectar a impulsores del proceso soberanista, como el presidente Artur Mas.

A falta de conocer si PP y PSOE aceptarán las enmiendas de CiU, Espadaler ha subrayado que si éstas no son aceptadas y todo deriva en un texto "no asumible", CiU no le dará apoyo, aunque ha incidido en que esto lo decidirá el grupo parlamentario.

En todo caso, ha subrayado que la federación está en contra de cualquier expresión terrorista, un fenómeno que, ha dicho, CiU nunca ha usado como "arma arrojadiza partidista".