Cataluña

La Generalitat derribará en 15 días los antiguos juzgados de Lluís Companys

En el solar construirá la nueva Audiencia de Barcelona y la zona se convertirá en un nuevo polo judicial

En la imagen , la Audiencia de Barcelona.
En la imagen , la Audiencia de Barcelona. larazon

En el solar construirá la nueva Audiencia de Barcelona y la zona se convertirá en un nuevo polo judicial.

Hace tan solo tres semanas, los Mossos d’Esquadra pillaron «in fraganti» a tres hombres cuando intentaban entrar con una radial a los antiguos juzgados de Barcelona del paseo Lluís Companys. Aunque en una película de ladrones la detención sería vista como una «operación fracaso», los tres hombres tuvieron suerte porque el edificio está en estado ruinoso. Hace ocho años que está abandonado y cerrado a cal y canto para que no se cuelen «okupas», aunque con estas medidas no se ha evitado el saqueo.

Desde que en 2009, los juzgados de instrucción de Barcelona se trasladaron a la Ciudad de la Justicia, en la frontera con L’Hospitalet, el edificio anda esperando qué pasa con él. Y mientras espera, se ha ido deteriorando, hasta el punto de convertirse en una amenaza para la seguridad de los transeúntes. Sin ir más lejos, en los últimos episodios de viento, los bomberos han tenido que intervenir porque caían cristales de los ventanales.

Para no tener que lamentar ningún accidente, el conseller de Justicia, Carles Mundó, ha decidido actuar. Ayer anunció que el 14 de junio, empezarán los trabajos de derribo que durarán 8 meses y costarán 2,6 millones. La idea es construir un nuevo edificio para la Audiencia de Barcelona, que hoy está al otro lado del paseo Lluís Companys, en el Palacio de Justicia, junto al Tribunal de Justicia de Catalunya (TSJC). La Generalitat pretende agrupar todos los órganos del TSJC, la Fiscalía Superior de Cataluña (Pau Claris) y la sala del contencioso administrativo (Via Laietana) en el espacio liberado por la Audiencia. Y repetir la operación con los órganos de la Audiencia repartidos por la ciudad, en las calles Pau Claris y Roger de Llúria. Cuando se acabe el sudoku, el paseo Lluís Companys se convertirá en segundo polo judicial de Barcelona, tras la Ciudad de la Justicia.

El derribo sólo es el primer paso «para volver a disfrutar de este área judicial», comentó el conseller. Cuando el solar quede vacío, se pondrá en marcha la maquinaria administrativa para construir el futuro edificio de la Audiencia de Barcelona. Mientras se licita, se redacta el proyecto, se hace el concurso público y se adjudica, la Generalitat cederá el solar al Ayuntamiento de Barcelona para que lo utilicen los vecinos temporalmente. Como idea, Mundo propuso convertirlo en un parque infantil «efímero».

Aunque el presidente de la Audiencia, Antonio Recio, avisara también ayer de que el nuevo edificio puede aliviar el colapso que sufren los juzgados, Mundó calcula que hasta al menos cinco años las obras no estarán acabadas o en marcha. El presupuesto rondará los 50 millones de euros, algo menos del proyecto que dibujó la ex consellera Montserrat Tura, que se tendrá en cuenta.