La oposición rechaza el «pacto de ciudad» de Trias para poder gobernar

PP y PSC sugieren la posibilidad de una moción de confianza al alcalde

El alcalde de Barcelona, Xavier Trias, confiaba en que tras las elecciones autonómicas encontraría el clima necesario para pactar los presupuestos. No fue así. Sus esperanzas, por lo tanto, se centraron en que una vez prorrogadas las cuentas el año nuevo sosegaría los ánimos entre las fuerzas municipales. Sus intenciones, de nuevo, se han topado de bruces con la realidad. Su oferta de «un pacto de ciudad» del pasado lunes ha recibido la misma negativa por parte de los dos partidos que pueden facilitar la aprobación de las cuentas.

El presidente del grupo municipal del PP en el Ayuntamiento, Alberto Fernández, señaló que el pacto es imposible porque «Barcelona ya tiene un pacto de ciudad, el que Trias firmó con el PSC», en alusión al Plan de Acción Municipal (PAM) que el alcalde aprobó gracias a la abstención de los socialistas. Fernández puso como condiciones para pactar con Trias que el gobierno municipal «deje sin efecto» el acuerdo del PAM, ponga freno a la «deriva independentista» en Barcelona y a su «subordinación» a los intereses del gobierno de la Generalitat. Consciente de que estas condiciones son prácticamente inalcanzables para Trias, el popular puso encima de la mesa la posibilidad de que el alcalde se someta a una moción de confianza. Aseguró, además, que si en octubre el gobierno hubiera presentado unos presupuestos para 2013 y hubieran sido rechazados, el alcalde podría haberlo hecho y «ahora tendríamos presupuestos o no tendríamos alcalde».

El presidente del grupo socialista, Jordi Martí, también se mostró favorable a que el alcalde se someta a una cuestión de confianza. Martí apuntó que «el pacto de mandato ya lo hicimos, es el Plan de Actuación Municipal cuya aprobación facilitamos y que marca proyectos estratégicos y prioridades», por lo que sugirió al alcalde «que se lo vuelva a leer». Para el socialista, si en el presupuesto de 2013 se hubieran incorporado estos proyectos «seguramente no estaríamos en la situación que estamos», pero esta oportunidad «ya ha pasado y la confianza es difícil de recuperar y ahora toca negociar proyecto por proyecto y aprobar las inversiones una por una». Martí acusó a Trias de esconderse tras el papel de víctima.