La vida después de Àngel Ros: ERC pone fin con 40 años del PSC en LLeida

ERC plantea un gobierno de coalición con JxCAT y un comú
ERC plantea un gobierno de coalición con JxCAT y un comú

Hay ayuntamientos como el de Barcelona, donde los socialistas gobernaron ininterrumpidamente 32 años. Otros, como L’ Hospitalet de Llobregat o Santa Coloma de Gramenet, en los que el PSC entró en las primeras elecciones municipales de la democracia moderna, en 1979, y sigue imbatible. Y plazas como las de Terrassa o Lleida, donde el PSC dice adiós a 40 años al frente del gobierno municipal. En Terrassa, ha sido el ex alcalde socialista, Jordi Ballart, que rompió el carnet del PSC tras la aplicación del 155, el que ha ganado las elecciones con su nuevo partido. Pero en Lleida, donde históricamente había gobernado el carismático Ángel Ros, ha sido ERC la que ha acabado con 40 años del PSC.

Igual que en Barcelona, hay que remontarse a los tiempos de la República para recordar una victoria de los republicanos. El cabeza de lista que ha hecho posible este hito es el sociolingüista Miquel Pueyo. Él será el próximo alcalde de la «Paeria» si a sus siete concejales suma los seis de Junts per Catalunya y un Comú. El recuento de los votos en la capital de Poniente fue de infarto. El PSC iba ganando hasta el minuto 89 del partido, cuando con el 90% escrutado, ERC logró el «sorpasso». Pueyo acabó ganando por cerca de 90 votos, aunque sobre el plenario obtuvo los mismos concejales que el PSC: siete. Su victoria fue doble, además de ganar la alcaldía, en la contienda soberanista batió a Junts per Catalunya, que obtuvo seis concejales. Pese a perder contra los republicanos, en Lleida la candidatura de Carles Puigdemont sumó mil votantes nuevos. No le fue tan mal como en Barcelona, donde perdió cinco concejales, o Girona, donde pierde uno y pese a ganar, tendrá que estar pendiente de las negociaciones para volver a negociar.

Ciudadanos pierde el concejal que habría facilitado al PSC otros cuatro años más en la alcaldía de Lleida. Los comunes salvan los dos concejales que tenían y el PP se rebeló contra las encuestas que lo dejaban fuera de la Paeria. Con una apuesta renovada, el joven Xavier Palau, consiguió retener sus dos escaños.

tium atudet vit.

Haberox se vitatiam ad Cupim storessis, omnihil natiorum ore