Localizan sin vida al bebé arrojado al río Besòs

Los Mossos han indicado que han localizado al bebé, buscado desde el martes, en el cauce del río, y que en breve se dará por finalizado el dispositivo de búsqueda.

Agentes de los Mossos d'Escuadra y de los Bomberos trabajan en un dispositivo de búsqueda. EFE/Alejandro García.
Agentes de los Mossos d'Escuadra y de los Bomberos trabajan en un dispositivo de búsqueda. EFE/Alejandro García.

Los Mossos d'Esquadra han localizado sin vida en el cauce del río Besòs al bebé presuntamente arrojado al agua por su padre de 16 años, ha informado la policía catalana en un tuit recogido por Europa Press.

Los Mossos han indicado que han localizado al bebé, buscado desde el martes, en el cauce del río, y que en breve se dará por finalizado el dispositivo de búsqueda.

Los Mossos d'Esquadra, los Bombers de la Generalitat, la Guardia Civil, la Policía Local y Salvamento Marítimo han reanudado alrededor de las ocho de la mañana de este viernes la búsqueda por tercer día consecutivo.

El padre resultó detenido y confesó los hechos.

De hecho, el joven apareció con la ropa mojada en un establecimiento llamado La Catalana, próximo al lugar en el cual minutos antes había sido sorprendido lanzando a su hijo al agua. Allí le preguntó al camarero si tenía un cargador de móvil, y contó que le habían robado la maleta, y también que temía que lo mataran. Sí que se encontró una bolsa con sangre y una maleta con ropa.

La grabación de la cámara de seguridad del bar muestra al joven en la barra con la ropa mojada, esperando a que lo atiendan. La imagen fue captada instantes después de que el chico fuera sorprendido por los citados testigos, cuando se disponía supuestamente a enterrar al bebé, aunque finalmente lo lanzó al río. Más tarde, se presentó en el mismo establecimiento el abuelo del bebé, y marcharon juntos a comisaría, donde confesó los hechos.

En las imágenes captadas por las diferentes cámaras de seguridad, el joven aparece totalmente empapado, y con una toalla colgada del cuello. Al parecer, entró muy nervioso en el bar, e insistió en que le habían robado la maleta en el río. Antes de que su padre lo fuera a recoger en el citado local, pidió un teléfono para llamar a un taxi.

Tras confesar los hechos en comisaría, el joven quedó a disposición de la Fiscalía de Menores de la Generalitat.

Los padres del bebé eran novios y mantenían el embarazo en secreto. Al parecer, según fuentes cercanas a la investigación, nadie en su entorno más cercano conocía el estado en el que se encontraba la madre. Ambos son menores de edad.

El lunes, 23 de septiembre, la pareja reservó una habitación en un hotel y la mujer dio a luz al pequeño. El martes por la tarde él se desplazó hasta la orilla de Sant Adrià de Besòs y abandonó al recién nacido en el agua, según afirman los testigos.