Los Mossos detienen a dos hombres por estafar a otro y usurpar su identidad

La Razón
La RazónLa Razón

El pasado 16 de diciembre un hombre denunció ante los Mossos d'Esquadra que su identidad estaba siendo utilizada por otros dos para estafarlo. En los últimos meses, usando sus datos personales, los supuestos delincuentes contrataron créditos y retiraron dinero de una cuenta bancaria sin que él pudiese hacer nada por frenarlo. Llegaron incluso a amenazarlo si ponía la situación en conocimiento de las autoridades. Tras quince días de investigación, la Policía Autonómica ha detenido a esos dos hombres, de 32 y 37 años de edad y nacionalidad españolA, acusado de los delitos de estafa y usurpación del estado civil. Un tercer hombre está en busca y captura.

Todo comenzó, según informaron ayer los Mossos d'Esquadra, en abril del año pasado. El denunciante conoció entonces a los ahora detenidos en un restaurante del distrito barcelonés del Eixample. Le ofrecieron un puesto de trabajo, ser jefe de cocina en otro establecimiento de la zona. Le interesó la oferta y accedió, tal y como le pidieron los dos arrestados, abrir una cuenta bancaria a su nombre donde cobraría la nómina mensualmente.

Días más tarde, en una reunión en la que se debían concretar las condiciones laborales y firmar toda la documentación contractual, los dos hombres le pidieron a la víctima que les entregara la cartilla de la cuenta bancaria recién dada de alta y que les proporcionara el número secreto de acceso a ésta para, supuestamente, agilizar los trámites con la Seguridad Social. El hombre accedió ante la promesa del trabajo, agobiado por llevar cinco años sin empleo.

Tras este encuentro, los estafadores se pusieron en contacto con la víctima para obligarle a solicitar dos préstamos, uno de 4.500 euros y otro de 4.850 euros, para comprar una furgoneta que necesitaría para trabajar. Accedió.

Después de cumplir con todos estos trámites, la víctima comenzó a percatarse que la cuenta bancaria registraba movimientos de retirada de dinero y que se estaban contratando pequeños microcréditos. En total, le estafaron 4.113 euros, más otros 4.770 euros que el hombre entregó en mano a los delincuentes anteriormente. Cuando pudo contactar con ellos, le amenazaron de muerte si los denunciaba. Hasta que no pudo más y se personó ante los Mossos. Los detenidos, con antecedentes por el mismo delito, han quedado en libertad con cargos.