Los organismos afectados por la reforma del Gobierno defienden que su labor es «clave»

La Razón
La RazónLa Razón

BARCELONA- Un día después de que Artur Mas avisara a Mariano Rajoy de que no suprimirá ningún organismo, tal y como propone la reforma de la administración pública, ayer aprovecharon para defenderse algunos de los organismos en el punto de mira. Desde el Síndic de Greuges, pasando por el Servicio Metereológico de Cataluña o el Centro de Estudios de Opinión (CEO), hasta el Instituto Catalán de Energía, defendieron que el trabajo que hacen es «clave» para dar servicio a los ciudadanos.

El defensor del pueblo catalán, Rafael Ribó, denunció que el estudio del que se deriva la reforma no ha contado con la participación de las autonomías. Lamentó que no se les ha consultado nada ni se ha contrastado cuál es el trabajo que hacen los defensores autonómicos. Por su parte, Oriol Puig, director del Meteocat, alertó de que el organismo que dirige es una herramienta esencial para la protección civil. Los planes Inuncat, Neucat, Prosicat y otros se activan a partir de datos del servicio metereológico catalán. El director del CEO, Jordi Argelaguet, defendió que el CIS no puede asumir su trabajo y la directora del Instituto Catalán de Energía, Maite Macià, que mantener el organismo permite rebajar la factura eléctrica.

«España es solidaria con Cataluña»

La vicepresidente tercera del Congreso, Dolors Montserrat, defendió ayer que «España es solidaria con Cataluña» y como ejemplo puso que en materia de pensiones la comunidad autónoma aporta menos de lo que recibe. La popular explicó, en declaraciones a Cope, que los catalanes aportan 2.400 millones a la caja de pensiones, mientras que reciben 3.800 millones. Montserrat defendió que España está siendo solidaria con Cataluña que los nacionalistas digan lo contrario y explicó que ejemplos como éste serán los que explicará el PP en la campaña «Derecho a saber».