Los pacientes de cáncer reclaman mejores terapias

El 65 por ciento de ellos reivindica un mayor bienestar durante sus tratamientos

Los pacientes reclaman abordar su enfermedad desde una perspectiva menos técnica y más cercana a sus problemas cotidianos
Los pacientes reclaman abordar su enfermedad desde una perspectiva menos técnica y más cercana a sus problemas cotidianos

El 65 por ciento de ellos reivindica un mayor bienestar durante sus tratamientos.

En los últimos años, el escenario de los pacientes oncológicos ha variado sustancialmente. Por un lado, se ha incrementado la prevalencia de esta enfermedad, entre otras cosas debido al envejecimiento de la población, y paralelamente ha aumentado el número de personas que conviven con el cáncer, ya que han mejorado los tratamientos y la rapidez en el diagnóstico, y además lo hacen durante más tiempo. Ello supone un cambio de necesidades y demandas del paciente, que la Asociación Española contra el Cáncer (Aecc) -Cataluña contra el cáncer ha querido conocer mediante un estudio acerca de las necesidades presentes y futuras del paciente oncológico y sus familiares.

La principal conclusión que se extrae de este documento es que los pacientes quieren encontrarse bien física y emocionalmente para convivir con la enfermedad y poder afrontar las actividades diarias y, en este contexto, una 65% de los encuestados reclama el acceso a terapias y servicios complementarios (nutrición, oncoestética, fisioterapia...) para mejorar su bienestar. Paralelamente, el estudio indica que el 51% de los pacientes consultados demanda asistencia psicológica y apoyo emocional y el mismo porcentaje considera necesarias ayudas para entender o ampliar la información sobre el tratamiento.

En lo que se refiere a la calidad técnica del sistema sanitario, los pacientes consultados valoran positivamente tanto los factores relacionados con el diagnóstico como los vinculados al tratamiento, Así pues, un 80% aprueba la rapidez del diagnóstico, la información facilitada por el médico al respecto, el tacto y sensibilidad mostrada por los profesionales en ese momento, la información recibida acerca de los posibles tratamientos y el margen de participación del que ha disfrutado en la toma de decisiones, así como la dedicación del médico a la hora de resolver dudas. En cuanto al tratamiento, el 90% de los pacientes valora positivamente la información recibida sobre los efectos secundarios y el acceso a su médico y enfermera, mientras que el 98% aprecia respeto y el 95% empatía de los profesionales sanitarios. Pese a ello, los encuestados han destacado también ciertas carencias en lo que se refiere a la atención médica y, en este sentido, el 72% señala una falta de información sobre terapias y servicios complementarios al tratamiento clínico y el 49% apunta a una falta de apoyo por parte de los profesionales para abordar los cambios en su cuerpo y estado anímico.

Así pues, en término generales, los pacientes reclaman un abordaje más global, multidisciplinario y menos técnico de la enfermedad, lo que denota que la atención oncológica se percibe como excesivamente técnica y alejada de los problemas cotidianos de los enfermos, En cuanto al caso concreto de los supervivientes, los cuales ya han recibido el alta médica, la principal queja de los encuestados es la falta de información acerca de las secuelas (20%) y de acompañamiento en el proceso de transición a la vida cotidiana (21%), mientras que un 36% dice no haber recibido ayuda para gestionar sus emociones ni orientación en aspectos prácticos como la reincorporación al mundo laboral.

A tenor de estos resultados, tal y como señaló ayer durante la presentación del estudio Ángela Sánchez, gerente de Aecc–Cataluña contra el cáncer, en general el paciente oncológico se siente satisfecho con la calidad del sistema sanitario, pero pone de relieve la necesidad de «abordar la enfermedad de forma más integral y coordinada, formar un nuevo perfil de profesionales que sepa hacer frente al nuevo escenario y trabajar para que los supervivientes no se sientan entre dos aguas». «Este estudio, cuyo valor principal es que se basa en una escucha activa del paciente, debe servir para mejorar», sentenció la gerente