Mas-Colell asumirá el desgaste político de prorrogar las cuentas

El conseller comparecerá en el Parlament para explicar la ausencia de presupuestos

El conseller de Economía señaló que Cataluña vivirá «cinco meses muy duros» hasta que acabe el año
El conseller de Economía señaló que Cataluña vivirá «cinco meses muy duros» hasta que acabe el año

BARCELONA– Apenas un día después de que la Generalitat anunciase que Cataluña no tendría presupuestos este año, el conseller de Economía, Andreu Mas-Colell, explicó que los recortes de 2013 se situarán entre los 2.000 y los 2.500 millones. Sorprende, sin embargo, que el Govern ya ha hecho buena parte de los deberes, unos 1.800 millones en los primeros ocho meses, por lo que faltarían entre 300 y 700 millones para cumplir el ajuste. La prórroga presupuestaria de Cataluña se antoja mucho más como una jugada política que financiera. La decisión de no hacer presupuestos sirve a los dos socios de gobierno para ocultar las cuentas catalanas y evitar así el desgaste que le supondría a CiU presentarlas y a ERC apoyarlas.

En este escenario, Mas-Colell será el encargado de defender la prórroga y evitar la exposición pública de Artur Mas y Oriol Junqueras. El conseller pidió ayer comparecer en el Parlament para informar de la medida «cuando se formalice», lo que está previsto que ocurra en la reunión del ejecutivo catalán del 27 de agosto.

Críticas

No es de extrañar, pues, que la estrategia haya sido fuertemente criticada por parte de la oposición. El secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, afirmó ayer que «la decisión de la Generalitat para sortear el problema del déficit es una equivocación; es una decisión que no es buena ni correcta desde el punto de vista de la gestión». El portavoz de Economía del PP en el Congreso, Vicente Martínez Pujalte, explicó que la Generalitat ha tomado esa decisión porque el ejecutivo catalán es «débil», está en minoría y «no puede contentar» a ERC, su socio parlamentario, en materia secesionista.

Mas-Colell aseguró que hasta finales de año Cataluña vivirá una situación difícil: «Nos quedan cinco meses duros». Y lamentó el «largo proceso» vivido en relación con el déficit. El conseller añadió que «hemos conocido el objetivo de déficit el último día de julio, la cifra es evidentemente mejor que la que teníamos asignada, pero por debajo del 1,8 por ciento». Con este límite, justificó Mas-Colell, «los márgenes de flexibilidad para hacer presupuesto son nulos. Lo que toca hacer hasta finales de año está muy predeterminado». El conseller insistió en que la planificación presupuestaria se ajustará a las disponibilidades de liquidez, y que éstas dependen del Gobierno: «No nos engañemos, el grado de control a distancia que se puede ejercer y que se ejerce desde Madrid es muy considerable. Las fiscalidad de la Generalitat está extremadamente condicionada». Mas-Colell, además, espera poder contar con los presupuestos del próximo año aprobados antes del 1 de enero y que «el gasto sea el mismo que este año y se acaben los recortes».

El titular de Economía también se refirió a los 50.000 niños que según el Síndic de Greuges pasan hambre en Cataluña. «Cualquier insinuación de que la calidad de vida de los niños pueda depender de una prórroga es mala voluntad», sentenció. A su juicio, «lo que se tenga que hacer por los niños de Cataluña se hará y dentro del contexto presupuestario normal», aunque sea el de la prórroga.

Ajustes del Govern de este año

Función pública

La Generalitat ha vuelto a recortar el salario de los funcionarios, un 7 por ciento por tercer año consecutivo y también lo hará en 2014.

Universidades

La educación ha sufrido buena parte de los recortes. Las universidades han visto cómo su presupuesto se reducía un 17 por ciento.

Salud

El Instituto Catalán de la Salud, que pese a los recortes cerró 2012 con superávit, tendrá que reducir el presupuesto un 7 por ciento.

Territorio

El departamento que dirige Santi Vila, uno de los más afectados por los ajustes, trabaja este año con un 25% menos de presupuesto.