El desafío de Puigdemont: irá a la marcha independentista

El presidente de la Generalitat rompe con la tradición institucional de Mas y será el primero en ir a la manifestación soberanista.

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, durante la reunión semanal del Govern.
El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, durante la reunión semanal del Govern.

El presidente de la Generalitat rompe con la tradición institucional de Mas y será el primero en ir a la manifestación soberanista.

Era un secreto a voces, pero faltaba por conocer el desenlace definitivo. A diferencia de Artur Mas, su predecesor en el cargo, el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, participará en la Diada de este año tal y como también lo hará la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau. A Mas, como president, siempre le gustó dotar al cargo de cierta solemnidad. Cuidaba cada uno de los detalles y prefería vivir la Diada desde un segundo plano por aquello de que seguía siendo el presidente de todos los catalanes. Puigdemont, por el contrario, desde el primer día abrazó la parafernalia soberanista sin tapujos. Al fin y al cabo, el primero es de Barcelona y el segundo, de Gerona, donde el folclore independentista está mucho más presente en el día a día que en cualquier otra localidad catalana.

Así las cosas, el presidente de la Generalitat anunció ayer que asistirá a la concentración organizada por la Asamblea Nacional Catalana (ANC) y Òmnium Cultural con motivo de la fiesta del Once de Septiembre. No obstante, a diferencia de Colau, Puigdemont irá a la concentración en Salt. Y es que las entidades organizadoras han dispuesto una Diada muy diferente a la de las pasadas ediciones. En lugar de organizar una gran concentración en Barcelona, han preferido distribuirlo por cinco ciudades catalanas, previendo, quizás, que la cifra de inscritos iba a ser sensiblemente menor que otros años. Es, en cualquier caso, la primera vez que un presidente de la Generalitat toma parte en una manifestación de la Diada. Su predecesor, Artur Mas, no asistió a ninguna de las manifestaciones independentistas que se han organizado desde 2012, debido a su condición de presidente de la Generalitat. Mas, sin embargo, anunció el viernes que este año, sin cargo público alguno, sí que irá como presidente del Partido Demócrata Catalán, la antigua Convergència. Ayer, precisamente, Puigdemont recibió en el Palau de la Generalitat a los presidentes de las dos entidades organizadoras, Jordi Sánchez y Jordi Cuixart, que le entregaron la camiseta de la concentración.

Puigdemont, que hasta su investidura como presidente de la Generalitat fue alcalde de Gerona, ha escogido Salt, población colindante con la capital gerundense y caracterizada por un alto índice de inmigración, porque este municipio «demuestra el carácter integrador y convivencial de Cataluña».

La consellera de Presidencia y portavoz del Govern, Neus Munté, detalló tras la reunión que asistirán el resto de miembros del Govern, repartidos por el territorio, salvo el titular de Interior, Jordi Jané, que estará coordinando el dispositivo de seguridad. Munté señaló que de esta manera el Govern manifiesta su «coincidencia» con la reivindicación de la movilización independentista, en un momento, apuntó, de «agresividad» por parte del Estado. Tras una reunión con Puigdemont, los presidentes de la ANC, Jordi Sánchez, y de Òmnium, Jordi Cuixart, celebraron la asistencia de Puigdemont porque, además, creen que animará las inscripciones. Cuixart pronosticó que, con la participación de Puigdemont y Colau, será «una de las diadas más transversales».